Compartir
 
Cuando nos llegó la hora de conducir el Ferrari 458 Speciale II, la recomendación fue dar la primera vuelta a modo de ensayo, con la segunda ya lanzada y utilizar las últimas curvas del tercer giro para refrigerar frenos y motor, antes de pasarle el vehículo a otro compañero.
ADN de Fórmula 1
Lo que sucede es que la palabra despacio en el 458 Speciale no responde de forma muy precisa a lo que podríamos entender. Incluso en la primera vuelta para intentar conocer el circuito ya pudimos sentir a la salida de las curvas la sensación plena de aceleración, pero incluso nos impresionó más la capacidad de frenada y, al utilizar la modalidad RACE en el selector del volante, los bruscos e instantáneos cambios de marcha al actuar sobre las enormes levas del cambio estaban acompañadas de un sonido bajo y una ligera vibración general  que contribuía bastante a enfatizar nuestras sensaciones.
Motor sorprendente
El motor nos traslada primero  su poderío  con un sonido que resulta inimitable. Empuja como pocos sin solución de continuidad hasta las 9.000 rpm, y tiene una elasticidad sorprendente, ya que, como luego pudimos comprobar en carretera en casi 200 km de recorrido,  es posible abusar de las relaciones más largas, sin que el motor se queje en ningún momento. Todo lo contrario, nos permite acelerar y nos proporciona un aumento de velocidad muy por encima de lo esperado aunque conduzcamos sin prestar atención al cambio en forma manual.
Desde luego, se nota que el control electrónico de todo el funcionamiento del vehículo es uno de los mayores avances de este modelo, que, y nos lo hace todo bastante sencillo. Seguramente al límite las cosas cambiaran de forma radical, pero el 458 Speciale nos ha parecido un vehículo que sin tener que ser unos pilotos experimentados, nos hará disfrutar con mayúsculas en circuito y en carretera.
Solo hay que tener en cuenta que llevamos el sofisticado sistema SSC, que controla el ángulo de sobreviraje, pero no nos deja vendidos y sin posible defensa ante errores provocados,  ya que sólo lo ralentizamos.
No se trata de desconectar completamente el control de estabilidad en esta modalidad RACE, si no de que este sea bastante más permisivo, mucho diríamos por el deslizamiento del tren trasero que en algunos ángulos del circuito pudimos experimentar sin pretenderlo, pero que no produce en ningún momento la sensación de que hayamos  superado los límites de forma peligrosa.
En carretera además pudimos probar el excelente trabajo de puesta a punto realizado en las suspensiones. Dispone del sistema de dureza de amortiguación variable de tipo magnético, que a pesar de apostar siempre por una dureza elevada como es de esperar, no nos traslada sensaciones excesivamente duras y desagradables y eso a pesar de que el recorrido por carretera estaba bastante alejado de lo que podríamos denominar como una
carretera en buen estado.
Es más notable y desagradable la perdida de confort  cuando se va en el asiento de la derecha. Aguantar sin descomponernos los movimientos a los que estamos sometidos de intensas aceleraciones y frenadas muy bruscas, puede resultar difícil.
Por supuesto, si el 458 Speciale es avanzado en lo que se refiere a tecnología aplicada al comportamiento, en el interior encontramos también detalles exclusivos y atractivos. Por ejemplo, disponemos de un completo sistema de telemetría opcional con el que, via GPS, podemos controlar un sinnúmero de parámetros aplicados incluso al circuito en el que estemos rodando en cada caso, guardándolos en un USB para su posterior análisis,
incluyendo videos del interior o del exterior.
Hablar de precio es necesario, pero en este caso pensamos que poco importante para los que estén interesados o hayan reservado una de las unidades disponibles. En España cuesta 273.223 euros y las entregas comenzarán a primeros de 2014. Según los responsables de Ferrari, la producción de todo un año está ya vendida.
Ficha técnica
Motor: Gasolina, 8 cilindros en V
Cilindrada: 4.497 cm3
Potencia: 605 CV a 9.000 rpm
Par motor: 540 Nm a 6.000 rpm
Transmisión: Propulsión posterior, caja de cambios F1 de
doble embrague de 7 relaciones
MEDIDAS:
largo/ancho/alto: 4.571/1.951 /1.203 mm
Batalla: 2.650 mm
Peso: 1.395 kg
Chasis: triángulos superpuestos delante y multibrazo detrás
Frenos: Discos ventilados y perforados de carbono de 398 mm
delante y 360 mm detrás.
Neumáticos: 245/35 ZR 20 delante y 305/30 ZR 20 detrás.
PRESTACIONES
Velocidad máxima: 325 km/h
0-100: km/h 3.0 s
CONSUMO
Mixto: 11,8 l/100 km
EMISIONES
CO2: 275 gr/km

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here