Compartir
La nueva generación del Kia Sportage mejora de forma sustancial aspectos del anterior, pero por simple evolución tecnológica. El anterior estaba ya a muy buen nivel, y este lo perfecciona gracias a los nuevos elementos de seguridad y confort.
El Kia Sportage es un coche de éxito indudable y una de las mejores bazas de la marca coreana. Acierta en su continente, con un estilo moderno, ligeramente continuista, pero que combina estética y poderío a partes iguales. Su contenido también avanza de forma notable con mejores propulsores, pero sobre todo, en lo que hace referencia a los elementos de seguridad embarcados y a la forma que tiene de moverse.

El exterior del Kia Sportaje tiene un estilo continuista. Destaca sobre todo su nuevo frontal, con una rejilla de mayores dimensiones y una indudable imagen de marca. Atrás se han simplificado mucho las cosas, con prevalencia de la chapa frente a otros materiales y unos grupos ópticos que ocupan menos superficie.

En el interior se avanza en todos los sentidos, pero destaca sobre todo por dos aspectos fundamentales. Confort de marcha, casi digno de una berlina tradicional y de las buenas, y el puesto de conducción. Nos gusta también bastante, o mejor nos satisface, su habitabilidad y el maletero. Sus asientos son muy cómodos y nos permite una postura al volante bastante descansada.

Motor de gasolina de 132 CV
La versión probada se animaba mediante el motor de gasolina de 136 CV de 1,6 litros e inyección directa, con muy buen rendimiento, pero que se queda un poco retrasado en relación a los buenos resultados del resto del vehículo, en parte debido a los recortados 160 Nm de par y al régimen al que los proporciona, 4.850 rpm, con una curva poco plana.

No podemos decir que consuma  poco, aunque eso no es una sorpresa porque en general los SUV de gasolina no son excesivamente eficientes. Los resultados finales sitúan su consumo en los 8,5 litros de media, por lo que hay que hacer muchos números para llegar a la conclusión de que este modelo el que nos conviene en detrimento de las motorizaciones diésel.

Kia Sportaje

 

Después, la elección de desarrollos de transmisión, tirando a largos, no nos permiten movernos con soltura, manteniendo las marchas largas, sobre todo la sexta velocidad. Si hacemos pocos km, y siempre en carretera,  podría valer, pero si circulamos más por ciudad y hacemos además carretera, la opción diésel, perdiendo incluso caballos, estamos pensando en el 1,7 de 115 CV, nos parece muchos más adecuado.

 

El Kia Sportaje es un coche que proporciona un comportamiento muy seguro y efectivo. Muy intuitivo, con un balanceo muy limitado, no nos presentará ningún problema en este sentido. Además es confortable y su interior nos proporciona muy buenas sensaciones, con unos niveles de seguridad elevados, sobre todo en cuanto le montemos algunas de sus
recomendables opciones, aunque solo están disponibles en el acabado GT Line.

 

Ficha Técnica
Motor
Nº Cilindros: 4 en línea
Cilindrada: 1.591 cm3
Tipo de combustible: Gasolina
Potencia: 132 CV a 6.300 rpm
Par máximo: 161 Nm a 4.850 rpm
Cambio: Manual de 6 relaciones
Neumáticos: 225/60 R 17
Carrocería
Nº de plazas: 5
Peso en vacío: 1.397 kg
Depósito de combustible: 62 litros
Largo/Ancho/Alto: 4.480/1.855/1.635  mm
Vía delantera/trasera: 1.625/1.636 mm
Distancia entre ejes: 2.670 mm
Capacidad del maletero: 503 dm3
Prestaciones
Velocidad máxima: 82 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,5  s
Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 8,6/5,6/6,7 l/100 km
Emisiones: 156

PRECIO: 22.900  euros

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here