Compartir

El nuevo Seat Ateca ha tardado, pero su llegada ha abierto el frasco de las esencias de la marca en este segmento, para el que ya se anuncia el nuevo Arona por debajo, e incluso un SUV de mayor tamaño por arriba, preparado incluso para ofrecer acomodo a 7 ocupantes.

El lanzamiento de este SUV ha sido quizás uno de los más esperados de los últimos tiempos. Sin duda era un coche necesario, imprescindible para la marca de Martorell.

Hasta el lanzamiento del Seat Ateca, la marca española ha sido la única dentro del grupo que no poseía en sus catálogos un coche de estas características.

Skoda tenía el especial Yeti, y ha cubierto el hueco con el enorme Kodiaq. Volkswagen no ha andado precisamente despistada, ofreciendo Touareg y Tiguan, mientras que Audi ofrece ahora el mayor repertorio, con Q2, Q3, Q5 y Q7, anunciando otros modelos que se colocarán entremedias.

Centrándonos en el Ateca, la realidad es que pocos modelos han tenido un seguimiento tan importante por los compradores, y un nivel de pedidos tan grande desde su anuncio, incluso antes de que Seat diera a conocer su línea y sus características.

La marca española tira mucho, y también los aciertos que han tenido en los últimos tiempos. El acierto en diseño y desarrollo de gama, con coches tan interesantes como el León y el Ibiza, han provocado esta inusual demanda de unidades. Nosotros hemos podido comprobar esta situación, ya que hasta cuatro conductores nos han abordado por la calle para preguntarnos detalles y precio del Ateca que hemos conducido.

En alguna ocasión, y a la vista de las fotos, el Ateca parece poco personal y quizás excesivamente continuista en lo que a la línea de la marca se refiere. Pero ya puestos frente a él, sorprende por su tamaño, y también por el diseño de su carrocería, que es evidentemente Seat.

Este diseño se complementa con un interior no menos brillante. Buen salpicadero, con plástico mullido de calidad. Buena colocación de todos los sistemas de información y mandos, con unos asientos excelentes, tapizados en la zona central en un acogedor Alcántara. Las formas nos sujetan muy bien y nos permiten largas estancias sin cansancio.

Buenas condiciones en el interior en todos los sentidos

La habitabilidad no es cuestionable, lo mismo que el maletero, que ofrece una generosa cota de altura. Todo esto permite poner las maletas de pie y no tumbadas, con lo que se aprovecha mucho mejor el espacio disponible. 510 litros en 4,36 m de longitud no está nada mal. 

Un buen nivel de equipamiento básico y muy generoso opcional

La versión probada del Seat Ateca disponía de una dotación tope, incluyendo un sistema de mantenimiento de carril, que nos permitía seguir la ruta entre líneas de forma automática, induciendo un suave giro en el volante para no atravesar las líneas de la carretera, a no ser que utilizáramos los correspondientes indicadores de dirección.

En esta definición técnica del Ateca probado, solo hemos echado de menos el cambio automático DSG, y no precisamente porque el cambio manual sea criticable, todo lo contrario. Es muy preciso, lo mismo que el sistema de dirección, y se han elegido unos correctos desarrollos.  Sin embargo  el cambio DSG es la guinda que redondea este modelo animado por el motor 1.4 TSI con el sistema de desconexión de cilindros.

Este motor, estrenado por VW y que se monta en toda la gama de marcas del grupo nos parece una excelente opción si deseamos tener un motor potente en un vehículo de más de 1.300 kg. Además los 7,1 litros en prueba no son precisamente bajos, únicamente pensamos que correctos, pero hemos notado que quizás el motor entre menos veces en el modo de tres cilindros que cuando lo hemos probado en Polo o Golf. Seguramente el peso y también los desarrollos de transmisión, tendrá algo que ver. Pero no tenemos muchas pegas que ponerle. Nos parece un motor muy deseable, con un funcionamiento muy suave, una marcada reserva de aceleración y correcta elasticidad.

Tampoco el bastidor se queda escaso. El Ateca va muy bien servido en este aspecto. Aplomado, con un mayor balanceo que el León pero sin excesos, las suspensiones del Seat Ateca no son extremadamente duras, y los movimientos verticales de las ruedas no se notan en exceso y no afean su comportamiento.

El precio del Ateca es correcto, en la línea de la competencia

El Seat Ateca sin embargo no es un modelo barato. Está situado claramente por encima del Leon, más de 5.000 euros, pero también algo por encima del Tucson, alrededor de 1.000 euros, aunque este Hyundai tiene solo 131 CV.

En definitiva, el Ateca cumple de sobre con las expectativas que se han formado desde su lanzamiento. Entra por los ojos, es cómodo, y presenta muy buenos argumentos técnicos en esta versión de 150 CV. Además ofrece unas buenas prestaciones, convirtiéndose de esta forma en la versión de gasolina más recomendable, aunque su precio ronde los 30.000 euros.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.395cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 150 CV a 5.000 rpm

Par máximo: 250 Nm a 1.500 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Neumáticos : 215/50 R 18

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.359 kg

Depósito de combustible: 50 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.363/1.841/1.601  mm

Vía delantera/trasera: 1.576/1.572 mm

Distancia entre ejes: 2.638 mm

Capacidad del maletero: 510 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 201 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,5 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,3/4,9/5,4 l/100 km

Emisiones: 123

PRECIO: 29.010  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here