Compartir

Presentado como sustituto del California T, el nuevo Ferrari Portofino viene a ocupar un lugar quizás más discreto en orden a la enorme deportividad que atesoran el resto de modelos de la marca, a excepción hecha del Ferrari GTC4 Lusso de 4 plazas.

Se habla en el comunicado de presentación del modelo de elegancia, deportividad y lujo discreto, pero no se menciona en una primera entrada la tecnología que la marca de Modena ha ordenado bajo la carrocería que envuelve brillantemente al Ferrari Portofino.  

Ferrari Portofino: estructura ligera

Su estructura es más ligera que la del Ferrari California T, pero al mismo tiempo más rígida gracias a aplicar las últimas tecnologías en la producción del monocasco y la utilización de materiales ligeros en la carrocería.

Su estructura es de un 2+2 , pero no nos engañemos, las plazas posteriores son para la gente menuda, que ira incluso incómoda. Es mejor dedicar ese espacio al equipaje ligero o al bolso, aunque según se comenta, la capacidad del California T, con 240 o 340 litros según llevemos la capota plegada o desplegada, se mejora, lo mismo que la habitabilidad en las plazas delanteras. El Ferrari Portofino mide 4.586 mm de longitud, 1.938 mm de anchura y 1.318 mm de altura.

Ya lo hemos comentado, el Portofino dispone de un techo plegable rígido, y también se asegura que al circular descubierto se disfruta de un mayor confort, al haberse reducido las turbulencias en los asientos delanteros en un treinta por ciento.

Ferrari Portofino: motor V8 de 600 CV

Bajo el capó delantero, y transmitiendo el par a las ruedas traseras, se esconde un voluminoso y eficiente V8 de 3.855 cm3 de la misma generación que ha llevado el Ferrari California T. Esto es sobrealimentado, con un estudio eficaz del escape. Sobre el motor del California se han cambiado los pistones y otros elementos móviles del motor, incrementando la potencia en 40 CV, situándose ahora en los 600 CV . Por supuesto no podía faltar la gestión mediante electrónica de la entrega de potencia y el control dinámico del vehículo, e incluso la modulación del sonido de los escapes.

El Portofino incluye un diferencial trasero autoblocante electrónico, dirección eléctrica, suspensiones especiales para reducir el balanceo, mejorando sobre todo el confort de marcha y el traslado de la potencia al suelo.

Su nivel de prestaciones no puede criticarse: 600 CV de potencia, 320 km/h de velocidad máxima,  3,5 segundos en llegar a los 100 km/h… adornan su tarjeta de visita. Se asegura un consumo de 10,5 litros a los 100 km.

Artículos relacionados

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here