Compartir

Lo vemos en el Toyota Concept-i. Parece que los últimos prototipos desarrollados por las marcas hablan todos ellos de inteligencia artificial. Toyota nos habla de este campo tecnológico, aplicándolo para acercar de forma automática nuestros futuros vehículos a nuestras necesidades, formas de vida o simplemente gustos.

Toyota habla de “calidez cinética”. Menudo concepto, como justificación de que los nuevos vehículos deben ser “cálidos”, acogedores y divertidos. Desarrollado en California, por el Calty Design Research en Newport Beach, de esta forma nos explicamos lo de la calidez, el Concept-i prevé las necesidades de movilidad para mejorar la calidad de vida.

Su “cerebro” aprende del uso diario, y aunque el conductor puede elegir entre conducción manual o prácticamente autónoma, el sistema aprende y supervisa la conducción y el estado de la carretera ayudando a la navegación y conducción en momentos puntualmente peligrosos. Por supuesto todos estos sistemas están adornados por un exterior especial y un interior en el que prevalece la “calidad” de la información eliminando la pantalla central permanente, proporcionando información en donde se necesita en cada momento.

En resumen, el Concept-i pretende ser automático y conectado, interactuando con el exterior que nos rodea, pero también con el conductor, del que aprende y al que aconseja y protege.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here