Compartir

Mucho nos alegramos de comprobar que la berlina Giulia se situaba por derecho en los primeros lugares de un segmento muy exigente. Mucho nos hemos sorprendido también de la brillantez del SUV Stelvio. Un modelo que sin duda devolverá a la marca a la posición que en tiempos pasados ya ocupaba.

Los últimos tiempos no han sido favorables a la marca. Gama desfasada y escasa, poco apoyo de su grupo industrial, incluso rumores de que FCA pretendía liberarse de Alfa Romeo, poniéndola a la venta.

Todo esto no ayudaba mucho, sin embargo, parece que las palabras de Marchione que aseguraba que la marca era fundamental para el grupo, se han cumplido y en sólo unos pocos meses Alfa sitúa en el mercado dos nuevos vehículos que tienen todos los argumentos para devolverla a la máxima actualidad.

El Giulia es un producto muy competitivo, pero aún más lo es el Stelvio, aunque debemos adelantar que no es un vehículo de volumen, ni mucho menos. Ha nacido para luchas con otros modelos situados en el segmento medio alto del mercado de SUV, y la verdad es que después de movernos con él un buen número de km, debemos concluir que no solo está preparado para esta rivalidad. Incluso pensamos que muchos de sus competidores deben contrarrestar la ventaja que este nuevo Alfa ha conseguido desde un punto de vista de comportamiento y presentación.

Su estilo tiene luces y sombras. Es Alfa puro en el frontal, con un diseño muy acertado y llamativo. Sin embargo, su zaga refleja quizás algo de falta de personalidad, aunque en esta versión, la zona baja del paragolpes, con las dos salidas de escape, ayuden a mejorar el conjunto.

 

En el interior pocas pegas que ponerle. Está bien presentado, es bastante deportivo, justo lo que se espera de la marca y ofrece una dotación de confort y seguridad bastante generosa. Los asientos no son la quinta maravilla, pero cumplen bien, incluso en esta versión que contaba con la opción de tapizado en piel de bastante calidad. A nivel de habitabilidad, el Stelvio es francamente generoso, con unas excelentes plazas posteriores y un maletero de 525 litros muy aprovechables.

Pero, si todo esta panorama descrito nos parece ya de por sí excelente, la verdad es que lo que más nos impresiona son sus cualidades en cuanto empieza a moverse. Primero lo definiremos. Sus 4,69 m de envergadura acogen un motor de 2,2 litros sobrealimentado, todo realizado en aluminio con 4 cilindros y 210 CV de potencia. Su transmisión es automática, con el clásico convertidor de par y 8 relaciones. Además, la tracción se reparte entre las cuatro ruedas gracias al sistema de tracción total Q4.

Nos convence la potencia que sentimos bajo el pedal del acelerador, pero más la forma en que la entrega, controlada como hemos dicho por el cambio y dos enormes levas en el volante de gran tamaño y perfecta funcionalidad, que se mantienen fijas en la columna de dirección cuando giramos el volante. El motor del Alfa Stelvio nos proporciona las mejores sensaciones. Bien gestionado por el cambio, tiene una curva de par muy plana, aunque no excesivamente generosa por cierto, que llega a su máximo a partir de 1.750 rpm, un régimen tampoco reducido para tratarse de un diésel..

Todo esto nos permite, además de una perfecta gestión del motor obtener, gracias a varios programas de funcionamiento, la condición ideal para cada momento, con un programa ecológico, otro normal y un tercero sport en su sistema de gestión “dna”. Los cambios entre programas son muy notables, sobre todo en el deportivo, cuando actúa sobre el recorrido del acelerador y los puntos de cambio de marcha.

Impresiona como entrega la potencia, pero más sin duda su comportamiento. No hemos encontrado nunca un SUV de su calado que se comporta con la agilidad, equilibrio y estabilidad de este modelo. Va por donde le decimos, a pesar de su envergadura no tiene inercias negativas y el balanceo esta además muy limitado. Responde muy bien a los cambios de apoyo, y además de ofrecer un notable comportamiento en carreteras abiertas, se permite algunos lujos en zonas viradas, poco previsibles en un coche de su categoría. Aquí, sin duda, los técnicos de chasis de Alfa han debido de utilizar todos la experiencia que la marca sin duda tenía guardada de sus antiguos diseños.

No podemos decirlo más fuerte ni más alto. El Alfa Stelvio después de haber realizado y disfrutado a sus mandos algo más de 1.300 km, nos ha parecido el mejor modelo de su segmento y el más recomendable en todos los sentidos. Seguramente algun rival directo le ganará en terminación y lujo embarcado, pero si además de transportarnos cómodamente, deseamos disfrutar de la conducción al máximo nivel, este Alfa Stelvio debe ser el elegido.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 2.143cm3

Tipo de combustible: Gasóleo

Potencia: 210 CV a 3.750 rpm

Par máximo: 470 Nm a 1.750 rpm

Cambio: Automática de 8 relaciones

Neumáticos: 235/55 R 19

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.734 kg

Depósito de combustible: 64 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.687/1.903/1.671  mm

Vía delantera/trasera: 1.613/1.653 mm

Distancia entre ejes: 2.818 mm

Capacidad del maletero: 525 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 215 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,6 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 5,5/4,4/4,8 l/100 km

Emisiones: 127

PRECIO: 53.690  euros

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here