Compartir

El nuevo Mitsubishi Eclipse Cross llega al mercado a competir en el que es seguramente el segmento más disputado.

Se estima que el segmento SUV se llevará este año el 46% de las ventas en España, una cifra sin duda muy significativa, y que todas las marcas quieren explotar con sus modelos más competitivos.

La marca de los tres diamantes lleva unos años de continua mejoría en lo que a ventas se refiere, con 11.000 unidades vendidas este pasado año, y con unas 13.000 estimadas para 2018. El modelo estrella de la marca es el SUV compacto ASX, con unas 6.300 unidades vendidas en 2017.

¿Y dónde va a colocarse el nuevo Mitsubishi Eclipse Cross? Pues entre el ASX y el Outlander, tanto por tamaño como por estimaciones de venta. Mitsubishi además a nuncia que la separación en un futuro será aún más clara, ya que la nueva generación del ASX será algo más reducida de tamaño para separarla precisamente del Eclipse Cross.

Como la mayoría ya sabrá, la marca ha pasado a formar parte de “La Alianza”, grupo automovilístico formado por Renault y Nissan. El Eclipse Cross es por este motivo el último modelo diseñado por la marca japonesa en solitario.

Entramos en materia

Para situar a este modelo en el lugar que le corresponde vamos a empezar hablando de sus medidas. Su longitud es de 4.405 mm, mientras que la anchura y altura son de 1.805 y 1.685 mm respectivamente. La longitud del ASX es de 4.355 mm, una medida muy parecida aunque en el futuro Mitsubishi, como ya hemos comentado, pretende acortarla para así acentuar las diferencias entre estos modelos.

El maletero está bien para su tamaño, con 485 y 466 litros para los 4×2 y 4×4 respectivamente,  con una posición intermedia de la banqueta trasera que es deslizable longitudinalmente.

Diseño Coupé

Con la idea más clara de su tamaño vamos a lo más claro, a lo que se puede ver en las fotos, y es a su marcado y característico diseño coupé. El poderoso frontal ocupa el primer puesto en la lista de elementos de diseño a mencionar.

El “Dynamic Shield”, nombre que la marca ha puesto a la identidad visual que componen los grupos ópticos y las barras cromadas que los circundan, y que ya llevan otros modelos de la marca, preside de forma clara la zona delantera de la carrocería. En este sentido creemos es un acierto en el estilo. Las líneas laterales del Eclipse Cross, en 3D, remarcan ese personal carácter de coupé.

Controvertido “culo”

Y llegamos a la parte trasera, con sensaciones encontradas. Mientras que el frontal da sensación de anchura, la parte trasera nos da la impresión contraria. La barra central,  con las luces de freno atravesando la luna, le da un toque muy original, y aunque a nosotros nos gusta, ahí las opiniones van a estar divididas, eso seguro.

Equipamiento interior generoso pero sin navegador

El equipamiento es bastante generoso desde el acabado de acceso Challenge. Hemos podido probar el intermedio Motion y el superior Kaiteki, con cambio manual y automático. El acabado intermedio tiene tapicería de tela mientras que en el Kaiteki es de cuero, con asientos calefactados de serie.

El tipo de cambio y tracción modifica ligeramente la morfología de la consola central. Mientras que en la versión manual 4×2 tiene freno de mano convencional, la versión automática 4×4 tiene freno eléctrico y añade los correspondientes botones para elegir los modo de funcionamiento, de los que hablaremos luego. Un elemento común, aunque difiere en situación, es el TouchPad Controler, una superficie a través de la cual se pueden controlar diferentes funciones del sistema multimedia y que es similar a la que encontramos en los ordenadores portátiles.

Un elemento que nos llamó mucho la atención es la falta de navegador, incluso en la versión superior.  Según la marca les parece un elemento prescindible ya que la mayoría de usuarios cuenta con un Smartphone con navegador, asi que han decidido que poder conectar tu teléfono al sistema y usar tu propia aplicación es la mejor opción.

Uno de los sistemas diferenciadores es el Head Up Display, pantalla que se despliega sobre el salpicadero y que es común en todas las versiones.

Otro “gadget” muy útil es la posibilidad de activar las cámaras delantera, trasera y lateral desde un botón en el volante, aunque solo en el acabado superior Kaiteki. Pueden funcionar incluso en marcha.

Motorizaciones y comportamiento

De momento solo está disponible una motorización, el 1.5 gasolina de 163 CV, aunque en unos meses saldrá a la venta la versión diésel 2.2 de alrededor de 150 CV. También tienen planeado sacar un híbrido enchufable y no se descarta un eléctrico.

Este motor, como ya hemos mencionado, puede ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades o una automática de ocho, y a un sistema de tracción delantera o total.

La prueba ha pasado por tramos de carretera y pistas dentro de una finca privada, donde el Mitsubishi Eclipse Cross ha sacado un notable en comportamiento. El tarado de la suspensión es confortable tanto en asfalto como fuera de él, como hemos podido comprobar en un camino lleno de agujeros y a velocidad moderada, donde los saltos provocados por la irregularidad del terreno no son incómodos ni en la posición de conductor ni en la del acompañante.

La ruta tenía zonas embarradas y de arena más suelta, y es ahí donde la tracción total de nuestro modelo de pruebas ha brillado, y es que otros compañeros han tenido algún que otro problema con las versiones 4×2. También hay que señalar que no llevábamos neumáticos adecuados.

Super-All Wheel Control

Un aspecto destacado de la versión de tracción total es este sistema de reparto variable de par con tres modos de conducción.

Snow.– Como su nombre indica el modo Nieve es para calzadas nevadas o resbaladizas. Se mueve en un rango 80/20 a 45/55 por ciento de  de par enviado al tren delantero/trasero respectivamente.

Auto.– Este modo es el que se suele llevar por defecto, con un reparto de par que busca el ahorro pero que en situaciones de poca tracción asigna más par al tren trasero para mejorar la estabilidad.  Este modo envía par desde un 80/20 a un 55/45.

Gravel.– El modo Gravilla es el apropiado para terrenos difíciles con material suelto, caminos de arena, nieve suelta o barro. El reparto de par se realiza entre un 70/30 y 40/60.

Precios

Las versiones Challenge y Motion traen cambio manual de serie, pero para el Motion se puede pedir la caja de cambios automática por 1.500 euros más. La tracción total solo está disponible para el acabado Kaiteki.

 

Acabado Precio Precio con descuento
Challenge 2WD 26.300 21.800
Motion 2WD 28.500 24.000
Motion 2WD Aut 30.000 25.500
Kaiteki 4WD Aut 36.000 31.500

 

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here