Compartir

Si existe un segmento de mercado perjudicado por la ofensiva SUV, este es sin duda el de los vehículos monovolumen, y dentro de este, el que ocupa el Galaxy.

Hace solo unos años, si necesitabas o solo deseabas tener un coche de gran tamaño y practicidad, con más de 5 plazas, teníamos que ir a una furgoneta mixta o a un modelo monovolumen de gran tamaño como el Galaxy.

Ahora los SUV complican más la elección y puede decirse que han conseguido desbancar a estos modelos familiares por las similares dotes prácticas y por su estilo más atractivo para el gran público.

De hecho, en la actualidad muchos fabricantes han eliminado de sus gamas este tipo de vehículos por su escasa repercusión comercial, sustituyéndolos por SUV de 7 plazas.

El Ford Galaxy es de los pocos que se mantiene y ha evolucionado con el tiempo hacia un mayor lujo y más practicidad instalada. Esta es precisamente la unidad que hemos podido probar, con un generoso equipamiento y un propulsor diésel de altas prestaciones.

Por fuera la impresión que traslada es inmejorable. Desde el punto de vista práctico se echan un poco en falta las puertas correderas laterales, que mejoran el acceso a un vehículo tan ancho cuando hemos aparcado en batería. Sin embargo, el maletero cuando solo viajamos con 5 plazas, convierte al Galaxy en el amigo incansable que nos transportará todo el equipaje que queramos sin rechistar y de una forma segura.

Por cierto, el Ford Galaxy obtiene un sobresaliente en versatilidad. Son enormes las posibilidades que nos proporciona, aunque los asientos no son eliminables. Una buena combinación son dos asientos en la segunda fila, y los otros dos de la tercera, consiguiéndose así un espacio despejado y muy confortable para los ocupantes de la fila de atrás.

Nada que objetar tampoco a su implantación mecánica. Un motor más que suficiente, sobrado para movernos con soltura, y una caja de cambios automática de doble embrague PowerShift que ayuda a conseguir la máxima eficacia en la conducción con el mayor confort en ciudad.

Su comportamiento podría mejorarse. Se comporta muy asentada en todo tipo de terrenos, pero se tendría que haber limitado algo más el balanceo y mejorado el refinamiento de giro, ya que suena algo más de lo recomendable y nos traslada más vibraciones de las deseables en un modelo a priori tan refinado.

Desde luego, la opción de un vehículo monovolumen no se debe descartar. Se viaja muy bien y soluciona cualquier problema de transporte, ya que prevalece su practicidad. Está muy bien presentado, y se adorna con la última tecnología en materia de confort, comunicaciones y seguridad, lo que sin embargo repercute en el precio final, que no es precisamente accesible.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.997cm3

Tipo de combustible: Gasóleo

Potencia: 209 CV a 3.750 rpm

Par máximo: 450 Nm a 2.000 rpm

Cambio: Automática PowerShift de 6 relaciones

Neumáticos : 235/55 R 17

Carrocería

Nº de plazas: 7

Peso en vacío: 1.779 kg

Depósito de combustible: 70 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.848/1.916/1.747  mm

Vía delantera/trasera: 1.606/1.606 mm

Distancia entre ejes: 2.849 mm

Capacidad del maletero: 689-250 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 214 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,9 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,3/5,1/5,5 l/100 km

Emisiones: 144 gr/CO2/km

PRECIO: 47.400  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here