Compartir

La renovación del Fiesta sube un escalón con relación al anterior, que ya representó un importante avance en su momento.

Las dos últimas generaciones del Fiesta son ligeramente parecidas, pero el nuevo Fiesta avanza de una forma notable en aspectos como el comportamiento, presentación y comunicaciones. Precisamente este último aspecto es cada vez más importante para los usuarios, que gracias a su mayor sofisticación podemos movernos con mayor seguridad, pero al mismo tiempo también compartir la información de nuestro Smartphone. Este es un aspecto, si no básico, si muy importante. Por este motivo Ford ha dotado al Fiesta de la última tecnología a la que tenemos acceso, bien de serie o como opcional. En este caso el Apple CarPlay o el Google Android Auto van de serie sobre una pantalla táctil de 6,5 pulgadas, lo mismo que la conexión Bluetooth Ford Sync3. Como opción tenemos a nuestra disposición pantallas más grandes y sistemas más completos.

Con esta primera premisa satisfecha, el nuevo Fiesta mejora, o mejor dicho, perfecciona todo lo que vemos, ya que el anterior de la anterior generación ya estaba a muy buen nivel. Salpicadero, asientos, paneles de puerta, estética interior, etc. están a un nivel muy elevado, seguramente el mayor de la categoría. Nosotros nos quedamos con su buena posición al volante, sus cómodos y envolventes asientos y la terminación y presentación general de todo lo que nos rodea, que son algunos de sus puntos fuertes.

Únicamente el confort de marcha podría mejorar, ya que el sonido de su motor tricilindrico se deja notar, aunque no sea un inconveniente de este motor y sí de casi todos los propulsores de este tipo, que emiten un sonido característico, ronco y poco agradable en cuando subimos de vueltas. También hay que criticar la altura de las plazas posteriores. La unidad de pruebas llevaba techo eléctrico panorámico y esto limita de forma muy notable la altura libre en las plazas traseras, aunque incluso sin esta opción esta cota no es ni mucho menos generosa.

Desde aspectos dinámicos el nuevo Ford Fiesta convence plenamente, aunque la unidad de pruebas estaba un poco castigada a nivel de suspensiones. Claramente apoyado en cualquier situación en el tren delantero, el nuevo Fiesta tiene una prestación perfecta para intentar una conducción deportiva, comportándose a entera satisfacción en carreteras viradas. Es muy noble y predecible en esta situación, muy fácil de llevar deprisa. En resumen, motor, cambio preciso y bien desmultiplicado, frenos eficaces y las suspensiones añaden un efecto muy beneficioso en todo lo que se trate de comportamiento en cualquier tipo de recorrido.

Ford avanza poco a poco, aunque como decimos, este Fiesta representa quizás el salto más importante producido en los últimos tiempos. Demuestra que sabe hacer coches con excelentes acabados, buenas prestaciones, eficientes y bien ajustados en precio. Añade modernos equipamientos y motores avanzados, como este tricilindrico EcoBoost de 125 CV, también especialmente eficiente, aunque no sobresaliente. Solo la habitabilidad posterior puede ser un inconveniente si necesitamos llevar atrás gente de talla media.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 3 en línea

Cilindrada: 999 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 125 CV a 6.000 rpm

Par máximo: 170 Nm a 1.400 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Neumáticos: 205/45 R 17

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.164 kg

Depósito de combustible: 42 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.040/1.735/1.476  mm

Vía delantera/trasera: 1.513/1.476 mm

Distancia entre ejes: 2.493 mm

Capacidad del maletero: 303 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 195 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,9 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 5,4/3,6/4,3 l/100 km

Emisiones: 98 gr CO2/km

PRECIO: 18.895  euros

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here