Compartir

Alfa ha avanzado mucho en los últimos tiempos, gracias al impulso proporcionado a la marca por el grupo FCA. Giulia, Stelvio y su incorporación a la F1, como ayuda tecnológica al equipo Sauber, están marcando para bien el futuro de una marca tan icónica y rica como Alfa Romeo.

Hoy probamos el Giulietta, un vehículo que si bien está esperando su pronta sustitución, sitúa a Alfa en un segmento fundamental en Europa para conseguir volumen.  Es un vehículo que le podemos catalogar como compacto, porque sus 4,35 m de longitud lo sitúan justo en ese segmento.

Ofrece una correcta habitabilidad interior, con un maletero de 350 litros. No hay tanta diferencia entre el Giulia y un compacto al uso, como por ejemplo un Renault Megane, que mide prácticamente lo mismo, pero tiene un maletero algo más capaz, con 384 litros. Solo las plazas posteriores, algo menos luminosas, le colocan en este sentido un poco por detrás, pero salvo estos 34 litros de menos, el interior del Giulietta es muy similar al del tantas veces líder del segmento.

Por otro lado la definición del interior del Gilueta está adornado por muchos elementos muy positivos.  Por ejemplo, es un coche que rezuma deportividad. La verdad es que la unidad probada es en este sentido una delicia. Los asientos, el salpicadero, el sonido de su motor y la entrega de potencia, por cierto, mucha y con diferente personalidad dependiendo del programa del sistema dna que elijamos, establece muchas diferencias con sus rivales naturales.

Nos gusta el confort de marcha, el ambiente del interior, la postura al volante, perfecta para realizar una conducción deportiva y su equipamiento en general, aunque aquí es en donde encontramos algunas de sus sombras.

El Giulietta ya es un coche veterano y aunque se muestre todavía impetuoso y resolutivo en lo que se refiere a motor, cambio y sobre todo a prestaciones y comportamiento, lo que nos hace disfrutar y no poco de su conducción. Pero hay elementos que ya demuestran el tiempo que lleva en el mercado. Por ejemplo, los mandos alrededor del volante, el sistema de arranque con llave convencional, lo que en un coche de su precio ya ha pasado a la historia, o simplemente el cuadro de instrumentos, que si comparamos la forma de ofrecer la información con la de su hermano mayor el Giulia, demuestra lo que estamos afirmando.

Como compacto ya hemos comentado que es un coche que nos hace disfrutar de la conducción. La forma de entregar la potencia, como responde a las órdenes del volante y el comportamiento del cambio de marchas, con levas en el volante, nos lleva a afirmar que el Giulietta ha sido un coche injustamente tratado por el mercado, que seguramente ha visto en su precio de salida un inconveniente insoslayable. Nos estamos refiriendo, por ejemplo a los 38.000 euros de esta unidad de pruebas pero tambien a los 23.500 euros de su opción más básica. Si la nueva generación avanza y se pone a la altura del Giulia, seguramente las cosas, comercialmente hablando, cambiarán completamente.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.742 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 241 CV a 5.750 rpm

Par máximo: 340 Nm a 2.000 rpm

Cambio: Automática de 6 relaciones

Neumáticos: 225/40 R 18

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.395 kg

Depósito de combustible: 60 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.351/1.798/1.465  mm

Vía delantera/trasera: 1.555/1.560 mm

Distancia entre ejes: 2.634 mm

Capacidad del maletero: 350 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 244 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 6 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 9,5/5,2/6,8 l/100 km

Emisiones: 157

PRECIO: 38.140  euros

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here