Compartir

Seat completa su gama SUV de forma contundente. Después del Ateca, ha puesto a disposición de sus clientes el Arona, para completar el triunvirato con el Tarraco, que llegará a finales de año y se caracterizará por sus grandes dimensiones.

El Arona ocupa el escalón más bajo con sus 4,14  m de longitud. Estéticamente es un modelo que sigue el estilo de la marca, con trazos simples, que pretenden obtener el máximo rendimiento en el espacio interior y que con su discreción, consigue un estilo desprovisto de elementos que puedan resultar, por lo llamativo, desagradables para una parte de su clientela. Además, los estilistas de Seat, creemos que con buen criterio, han provisto al Arona de elementos opcionales que pueden diferenciar y adornar su carrocería, con diferentes tonos en el techo y diversos detalles formados por molduras metálicas que sirven para personalizar su estilo. Destacamos también el diseño del techo, que se aleja de las formas planas y le proporciona un perfil muy especial.

Dimensiones perfectamente elegidas

Sus dimensiones externas, ligeramente por encima de las de un Ibiza, el utilitario de la marca mide 4,06 m, y su mayor altura interior nos permiten disfrutar de una excelente habitabilidad. La verdad es que en este sentido el Arona muestra una enorme versatilidad, ya que disfrutamos de un notable espacio para las plazas delanteras a nivel de anchura y unas plazas posteriores con buen espacio para las piernas y además un buen maletero de 400 litros      litros. Todo eso le confiere unas marcadas dotes ruteras,  lo que nos define al Arona como un vehículo viajero y muy práctico, que no dificulta por otro lado nuestros movimientos en entornos urbanos.

Confort y buen hacer

Uno de los aspectos que más nos ha convencido ha sido su confort de marcha. Probamos un motor de gasolina, y la verdad es que eso ayuda mucho. El que sea un motor de cuatro cilindros es también una baza positiva. En general se muestra como un vehículo muy confortable por su bajo nivel de sonoridad, ausencia de vibraciones y  una suavidad de marcha de primer nivel.

El motor de pruebas era el de 150 CV unido al acabado FR, el único que se ofrece con este propulsor, que se muestra sobresaliente en consumos y también en prestaciones. El esquema de suspensiones es bastante convencional. Tracción delantera, con un eje posterior sencillo y altamente difundido. Algunos colegas de profesión han realizado la denominada prueba del Alce, que consiste en cuatro cambios de dirección bastante radicales.

Este Seat Arona muestra un comportamiento en esta maniobra extrema que no está a la altura de algunos de sus rivales. No llega a pasar la frontera de lo peligroso, como sucedió con el Mercedes Clase A, pero si muestra una adherencia del tren trasero que debería mejorar seguramente endureciendo quizás tarados para limitar el balanceo, reprogramando la entrada en acción del ESP para que adelante sus controles y no espere a que el tren posterior pierda adherencia.

No pretendemos disculparle, pero conducido normalmente nos ha mostrado un comportamiento a la altura del resto. Nos gusta su agilidad y en trazados complicados, no nos ha parecido que el tren posterior sea mencionable. Otra cosa es que lleguemos a situaciones extremas como la prueba del Alce, que lógicamente no hemos llegado a comprobar por evidente falta de medios.

Nos ha gustado el interior. Hablamos de habitabilidad, pero también nos gustaría mencionar su estilo, ajustes y calidades. No hay demasiadas críticas, pero podrían mejorar algunos plásticos. Con relación a la competencia, podríamos resumir que está en su línea. No destaca en nada, pero tampoco ningún rival lo supera, a no ser que comparemos precio y dotación. En este aspecto es en lo que el Arona no queda excesivamente bien parado frente, por ejemplo, a algunos de sus rivales de marcas coreanas, que no están lejos en estos apartados físicos y si en las menores exigencias económicas, aunque no sean equiparables en cuanto a la capacidad de sus propulsores y a la presencia de detalles deportivos por tratarse del acabado FR para el Arona.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.498cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 150 CV a 6.000 rpm

Par máximo: 210 Nm a 4.000 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Neumáticos: 215/45 R 18

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.222 kg

Depósito de combustible: 40 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.138/1.780/1.552  mm

Vía delantera/trasera: 1.503/1.486 mm

Distancia entre ejes: 2.566 mm

Capacidad del maletero: 400 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 205 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,0 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,3/4,4/5,1 l/100 km

Emisiones: 115

PRECIO: 22.800  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here