Compartir

La gama SUV de Subaru está compuesta por el novedoso XV y el veterano Forester. El primero está prácticamente en fase de lanzamiento comercial, mientras que el otro es un SUV que viene de un restyling en 2016, pero que no cambió para nada su base y plataforma técnica.

La denominación Forester se estrenó en el año 1997, pero con un vehículo muy parecido al actual Outback. Es decir un coche derivado de un familiar o SW, al que se doto de tracción integral, de un potente motor de gasolina y de algunos cm más de altura libre. La potencia de su motor y su comportamiento, prácticamente el de un deportivo, cuajó entre los seguidores de la marca japonesa y representó un éxito de ventas en Europa. Sin embargo el peso de los SUV, que llegaron después de unos años, aconsejó a la marca sustituir este concepto, que su Outback seguía manteniendo, yéndose a un SUV tradicional en el estilo estético, pero manteniendo la estructura típica de la marca, con motores bóxer y tracción integral.

Este que ahora nos ocupa es una evolución de aquel, la siguiente generación de un SUV tradicional, que como ya hemos comentado, presenta aspectos interesantes pero otros demasiado veteranos.

Su comportamiento, por ejemplo, es más que correcto en todas las situaciones. Va bien aplomado, aunque no es un vehículo excesivamente ágil en carreteras viradas. Su interior está bien resuelto y es cómodo y agradable en todos los sentidos. Su nivel de terminación supera la media y en esta versión en concreto, los detalles refinados están a la orden del día. Además pone a nuestra disposición su paquete Eyesight de serie que esta compuesto por avanzados sistemas de seguridad dinámica.

La eterna crítica a los cambios CVT

Sin embargo, y a pesar de que tecnológicamente su tarjeta de visita responde a los dictados de la marca, la unión de un motor de dos litros con un bajo nivel de par, el peso del vehículo y un cambio de marchas tipo CVT sin etapas, no trasladan los enérgicos y marcados movimientos del acelerador a las ruedas, quedándose en algunas situaciones el motor girando a alto régimen, mientras que el coche no traslada con agilidad los deseos del motor a las ruedas.

Esto sucede en cuanto deseamos conducir el vehículo con cierta deportividad o digamos mejor, lo rápido que puede permitir el motor de 150 CV de potencia. Además y como consecuencia, el ruido resulta bastante notable. Es en estas situaciones en concreto, ya que si lo conducimos con suavidad y dejando de lado cualquier intento de explorar la última prestación del modelo, el confort de marcha debido a las suspensiones, e incluso del motor, es bastante razonable.

El tiempo sabemos que no pasa en balde, y a la velocidad con la que la industria del automóvil modifica sus criterios, menos. Este Subaru Forester necesita retocar su base, sobre todo cuando la competencia afila tanto sus lápices. Por diseño se queda en la lucha, por funcionamiento, necesita algunos retoques.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 opuestos

Cilindrada: 1.995 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 150 CV a 6.200 rpm

Par máximo: 198 Nm a 4.200 rpm

Cambio: Automática CVT

Neumáticos: 225/60 R 17

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.626 kg

Depósito de combustible: 60 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.610/1.795/1.735  mm

Vía delantera/trasera: 1.545/1.550 mm

Distancia entre ejes: 2.640 mm

Capacidad del maletero: 505 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 192 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,8 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 8,1/5,5/6,5 l/100 km

Emisiones: 150 gr CO2/km

PRECIO: 34.000  euros

Articulos relacionados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here