Compartir

Con el tiempo, la marca de lujo dependiente de Nissan, se ha ido asentando en nuestro país. Cada vez es más conocida y eso se traslada directamente a las ventas, que aunque de momento son bajas, alrededor de 150 coches al mes, el crecimiento parece sólido y mantenido.

Infiniti, de prácticamente decantarse por el segmento SUV, ha pasado a tener un buen número de berlinas casi tradicionales, entre las que destaca sobre todo este Q50, siendo aún más mencionable por utilizar tecnología híbrida.

La hibridación en coches potentes se está convirtiendo, con el paso del tiempo, en una opción prácticamente imprescindible. Es la única forma de reducir los consumos, y por lo tanto las emisiones, aunque destaque sobre todo por su resultados en ciudad. La verdad es que lo seguimos manteniendo esta afirmación después de esta prueba, aunque en el caso de Infiniti Q50 esta hay que abrazarla con matices.

Es cierto que las cifras de 8,2 litros para ciudad nos parece mencionables si tenemos en cuenta cilindrada y potencia. Rivales directos como el Audi A4, BMW serie 3 o el Mercedes Clase C con estos niveles de potencia, consumen en ciudad algo más. Audi S4 354 CV 9,8 litros. Serie 3 de BMW con 326 CV, 10 litros justos. Mercedes C con 333 CV 10,9 litros, todas estas cifras son de consumos homologados lógicamente.

La explicación la hemos sentido durante la prueba, ya que es notable el tiempo que el Q50 circula con la reserva de electricidad de sus baterías. Su sistema hibrido permite que el gestor de funcionamiento puede reclamar energía a los acumuladores y pasarlo al motor eléctrico con mayor frecuencia que en otros híbridos que hemos conducido. Esto es sin duda porque el sistema recarga las baterías con mayor rapidez, por lo que es fácil imaginarse el ciclo de funcionamiento. A mayor recarga, más distancia recorrida en modo eléctrico, o dicho de otra forma, más veces circulamos pequeñas distancias en modo eléctrico puro.

Prestaciones y buenos consumos

En general, en cuanto salgamos a carretera y circulemos a cruceros normales, no será raro ver consumos de 7,5 litros, lo que no es muy habitual en vehículos que pueden trasladar al suelo hasta 364 CV de potencia. Tampoco es normal en coches que en otras marcas tendrían una definición clara de deportivos. En el caso del Infiniti Q50 su acabado Sport tiene una deportividad discreta, aunque llegar a los 100 km/h en solo 5,1 segundos no sea algo muy habitual que digamos.

Como en muchos de sus modelos de Infiniti, la altura interior, sobre todo en las plaza posteriores es mejorable, pero esa es la única pega que le ponemos, esa y la presencia de un freno de estacionamiento de pie que ya no se lleva por el mundo y que nos hace temer por la integridad de nuestro tobillo izquiero en caso de accidente.

Solo esto. El Infiniti Q50, que por cierto, no sigue en nada los dictados de Mercedes Benz, como en el caso del Q 30 y QX 30, muestra el estilo y carácter que la marca imprime a sus productos, compartiendo los valores Premium de las marcas europeas, y si establecemos comparaciones con Lexus, su gran rival, a nosotros nos parece que Infiniti está varios escalones por encima.

Buen diseño en todos los sentidos

El diseño exterior, las formas del salpicadero, la calidad de los materiales y la dotación general nos reafirman en todo lo dicho. Además, si pensamos en su tecnología, potencia y nivel de equipamiento, podemos asegurar que el Infiniti Q50 resulta extremadamente competitivo por su precio.

Puestos en carretera lo primero que destaca es por su suavidad de marcha y por el bajo sonido que nos llega. Vamos muy bien aislados y el confort de las suspensiones ayuda y mucho a conseguir esta agradable sensación general. Por otro lado su comportamiento y su capacidad de aceleración nos muestran unas cualidades casi deportivas, con movimientos muy agiles en los cambios de dirección y apoyos bien marcados, sin ningún movimiento parasito salvo los provocados por la carretera.

Como hemos comentado, su dotación es completa, sus acabados de lujo y frente a sus tradicionales rivales, el Q50 añade una cualidad importante, su precio, que aunque elevado, se sitúa muy por debajo del de los representantes de Audi, BMW o Mercedes con ese nivel de potencia.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 6 en V

Cilindrada: 3.498 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 306 CV a 6.800 rpm

Par máximo: 350 Nm a 5.000 rpm

Potencia motor eléctrico: 68 CV

Potencia total: 364 CV

Par máximo total: 546 Nm

Cambio: Automática de 7 relaciones

Neumáticos: 245/90 R 19

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.842 kg

Depósito de combustible: 70 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.810/1.820/1.430  mm

Vía delantera/trasera: 1.555/1.535 mm

Distancia entre ejes: 2.850 mm

Capacidad del maletero: 400 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 250 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 5,1 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 8,2/5,1/6,2 l/100 km

Emisiones: 144

PRECIO: 48.750  euros

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here