Compartir

Con la incorporación del Volksagen T-Roc a su gama, parece que Volkswagen pretende abanderar las operaciones en el segmento SUV, por lo menos en lo que a gama se refiere dentro de su segmento de generalistas.

No está terminando de lanzar este T-Roc y Volkswagen ya anuncia su T-Cross por debajo, con lo que la gama estará compuesta en poco tiempo por 4 modelos diferentes.

El T-Roc destaca sobre todo por su diseño. Es un SUV, si pero original en muchos de sus trazos. Es muy estilizado, con una notable inclinación de la luna posterior y formas que recuerdan a un coupé. Los adornos cromados, por lo menos en esta unidad de pruebas, y la combinación de colores de carrocería y techo son especialmente convincentes.

Diseño personal y atractivo

Destacan el diseño de las luces de día, blanca lógicamente, que comparten ubicación con los intermitentes. La zaga es más convencional, aunque también queda adornada por unas salidas de escape de pega y un alerón superior marcado, con buenas dimensiones. Las llantas opcionales de 18 pulgadas completan el estilo exterior.

Dentro las cosas siguen similares derroteros. Una zona central del salpicadero presidida por un adorno de plástico de color, una completa consola central y una instrumentación digital en esta versión tope de gama. Sin embargo en el interior la cosas no están tan bien como deseáramos. La apariencia de los plásticos es claramente mejorable. No tienen buen tacto y ofrecen una peor apariencia. Se nota que en este aspecto se ha ido a ahorrar, y para nuestro gusto, en un vehículo de algo más de 24.000 euros, se han equivocado. Destacamos la presencia de una instrumentación digital bastante configurable, aunque nuestra recomendación es que nos leamos las instrucciones ya que no es excesivamente intuitiva y las posibilidades son muchas y muy variadas. Por lo demás, los asientos son correctos aunque convencionales, la habitabilidad está bien, y su maletero es generoso.

Comportamiento peculiar al principio

En carretera lo primero que nos llama la atención es una dirección poco precisa. Es complicado llevarlo por donde queramos a poco que la carretera no esté perfectamente plana. Es una apreciación que con el tiempo controlamos, pero que al principio nos llama la atención. No es un vehículo de elevada velocidad de paso por curva, pero se defiende bien en terrenos complicados.

El motor nos ha encantado. Solo a alto régimen notamos que es un tres cilindros, pero responde muy bien, con suavidad, consume poco, ya que lo hemos podido situar en los 6,7 litros en un recorrido de más de 1.350 km, y para su cilindrada tiene una excelente elasticidad.

En un mercado tan variado, el T-Roc aporte una estética atractiva y diferente, pero su interior nos resulta bastante pobre. Más que muchos de sus rivales que además cuestan algo menos.

 

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 3 en línea

Cilindrada: 999 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 116 CV a 5.500 rpm

Par máximo: 200 Nm a 2.000 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Neumáticos: 215/50 R 18

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.270 kg

Depósito de combustible: 50 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.234/1.819/1.573  mm

Vía delantera/trasera: 1.546/1.541 mm

Distancia entre ejes: 2.603 mm

Capacidad del maletero: 445 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 187 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,1 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,0/4,5/5,1 l/100 km

Emisiones: 117 gr/CO2/km

PRECIO: 24.460 euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here