Compartir

Renault ha sido sin duda, junto con Nissan, las marcas que han puesto hasta ahora el coche eléctrico más cerca de los usuarios medios. Lejos de marcas que ofrecen coches eléctricos a precios inalcanzables, tanto con el Zoe y como con el Leaf, se han cuidado de que sus productos lleguen a conductores con capacidad adquisitiva media.

El esfuerzo económico y de ingeniería ha sido importante en la alianza Renault, pero sin duda, tanto el Zoe como el Nissan Leaf se quedan lejos de los precios de un vehículo equivalente animado por un motor térmico.

Primero, en China

Ahora Renault anuncia la llegada al mercado Chino en 2019 de un nuevo vehículo eléctrico puro de 3,7 m de longitud, pero al que para llegar solo habrá que desembolsar alrededor de 10.000 euros. Es el arranque de una política de electrificación de todos sus productos, ya que tanto Clio, como Captur y Megane, recibirán bases hibridas o hibridas enchufables a partir de 2020.

El K-ZE, como ya hemos comentado, es un utilitario de 3,7 m de longitud, desarrollado para China aunque no esconde una vocación de coche global. La decisión de venderlo en todo el mundo todavía no está tomada, pero es muy posible que se decida algo al respecto en los próximos tiempos y puede incluso que se ofrezca en Europa bajo el paraguas de la marca Dacia, un poco para justificar algunas lagunas de equipamiento.

Renault asegura que los estándares de calidad serán muy similares a los de cualquier modelo de  la marca. Dispondrá de una autonomía de 250 km según el nuevo ciclo, lo que segun las encuestas realizadas en el pais oriental, se considera suficiente para satisfacer la movilidad de los clientes chinos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here