Compartir

Volkswagen es una de las marcas, junto a Mercedes Benz, que ofrecen un vehículo Camper en sus gamas, producido y desarrollado por ellos directamente. Estamos hablando de la gama California y del camper Marco Polo cuando nos referimos a Mercedes.

La transformación de vehículos comerciales en Camper o autocaravanas de pequeño tamaño, es casi coto cerrado de carroceros especialistas. Sin embargo VW tiene un modelo realizado sobre la base técnica de sus Transporter, Caravelle o Multivan, que desde hace muchos años se denomina California y que se ha granjeado una enorme fama de vehículo brillante para estos cometidos.

 

Gama para todas las necesidades pero no para todos los bolsillos

La marca ofrece una gama muy amplia, que incluye modelos de niveles de vida limitados, como esta Beach, u otros que se caracterizan por tener todo lo necesario para viajar con la casa a cuestas y casi todas las comodidades permitidas en este tipo de vehículos.

En el caso de la que ahora probamos, el nivel de transformación es casi nimio. La versión Beach está preparada únicamente para poder dormir y poco más, o mejor dicho, nada más. Una mesa y dos sillas inteligentemente situadas en la puerta corredera y en el portón trasero ofrecen una mínima versatilidad a los cuatro ocupantes máximo que pueden pernoctar en su interior, bien en el techo elevable o en la cama que podemos desplegar en su interior.

 

Es lo que es, la opción mínima, ya que la marca, como ya hemos comentado, dispone de versiones con cocina, baño, depósitos de agua limpia, conexión eléctrica con el exterior, etc, que mejora de forma notable sus capacidades de acampada.

Esta versión iba completamente preparada desde aspectos puramente técnicos y de conducción. Con el contrastado motor de dos litros con 150 CV y el sistema de limpieza de gases a base de AdBlue su comportamiento es excelente. Es cierto que con el cambio DSG y el elevado peso del conjunto, se producen algunas dudas en lo que se refiere al cambio inmediato de marchas al que nos tiene acostumbrados este tipo de cambios, pero nada inquietante ni excesivamente criticable. Por el contrario, y aunque no lo hemos podido contrastar, la presencia del sistema de tracción integral 4Matic y de neumáticos de invierno, nos proporciona una enorme seguridad en caso de lluvia o cuando nos desplazamos a una estación de montaña.

El interior está muy bien cuidado. Tapicerías en Alcántara, con unos asientos delanteros excelentes y un puesto de conducción típico de furgoneta pero no por eso criticable. Tiene un buen equipamiento de serie, y mejor la disponibilidad de una generosa cantidad de opcionales  en la zona posterior se sitúa una banqueta corrida para tres pasajeros muy cómoda y bien dimensionada. Además esta banqueta se puede desplazar hacia delante bien para convertirla en cama o para aumentar de forma impresionante la capacidad de carga del vehículo en su zona posterior. Un defecto para nuestro gusto, solo dispone de una puerta trasera corredera a la derecha.

Lo más interesante sin duda en esta Camper es la posibilidad de elevar el techo. La maniobra es bastante sencilla, se libra de los ganchos de seguridad, después se desconectan el sistema de fijación y se empuja hacia arriba. Los flejes instalados la levantan automáticamente y ya tenemos a nuestra disposición una enorme y cómoda cama con un colchón no demasiado grueso la verdad. También cuenta con varias ventanas de ventilación, con mosquiteras incluidas y dos plafones de iluminación led. Recogerla es también sencillo, aunque se precisa algo más de maña y fuerza para tirar de la barra de cierra y sobre todo ajustar el doble sistema de fijación y los seguros.

Su comportamiento nos permite viajar a cruceros por encima de los 120 km/h, lo que demuestra su agilidad. Solamente criticar que el eje posterior y el delantero parece que van cada uno a su bola en lo que se refiere a los desplazamientos verticales. Influyendo el movimiento más marcado de la zaga en la comodidad de marcha. No es muy ruidosa, es muy fácil de conducir, controlando el perímetro del coche a base de sensores, lo que es importante, pero en general resulta muy asequible, aunque no seamos conductores avezados, permitiéndonos circular por todos lados, lo que está vedado a las grandes autocaravanas, mucho más confortables pero menos ágiles y versátiles en este sentido, ya que no pueden utilizase como vehículo de todos los días como nos propone esta California Beach. Por otro lado los consumos los hemos dejado en alrededor de los 8,7 litros, lo que no está mal, teniendo en cuenta que hemos realizado un viaje de algo más de 1.300 km a muy buenos cruceros.

 

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.968 cm3

Tipo de combustible: Gasóleo

Potencia: 150 CV a 3.250 rpm

Par máximo: 340 Nm a 1.500-3.000 rpm

Cambio: Automática DSG de 7 relaciones

Neumáticos: 215/65 R 16

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 2.438  kg

Depósito de combustible: 70 litros

Largo/Ancho/Alto: 5.006/1.904/1.990  mm

Vía delantera/trasera: 1.555/1.560 mm

Distancia entre ejes: 3.000 mm

Capacidad del maletero: — dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 178 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 13,5 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 7,3/6,2/6,6  l/100 km

Emisiones: 172 gr de CO2/km

PRECIO: 55.242  euros

 

Artículos relacionados

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here