Compartir

Aunque es un segmento pequeño, estamos hablando que hasta octubre incluido representa únicamente el 4,4 por ciento de las ventas, con 49.224 unidades, en comparación con los modelos también accesibles por precio, la racionalidad de la compra de los coches ciudadanos está fuera de toda crítica.

El Suzuki Ignis no es un modelo de los más vendidos en su marca, ni tan siquiera en su segmento, en donde el versátil y bien planteado Ford Ka+ es el líder, pero con únicamente 5.671 unidades hasta octubre. Sin embargo después de la prueba, y por adelantar algunos de sus aspectos más destacables, nos parece un modelo muy homogéneo, con calidad, buenas maneras cuando nos movemos con él, buenos consumos y seguro, con un precio elevado, aunque esta versión GLX viene muy bien equipada, incluyendo un motor eléctrico de 3 CV que es el secreto en parte de su buen comportamiento. Como comparación el Ka+ más equipado de gsolina, con 85 CV de potencia se queda en alrededor de 11.800, aunque la verdad es que viendo a uno y otro no son ni por dotación ni por aspecto comparables.

Podemos decir que el Suzuki Ignis es un excelente aliado para la ciudad y sus alrededores, pero además con aspecto de coche más refinado y personal. Tiene un estilo peculiar, pero para nosotros especialmente atractivo. Responde a las últimas tendencias de la moda. Es configurable, con el techo en distinto tono que la carrocería, tiene una línea con enorme personalidad y en su conjunto deja trasladar buenas dosis de calidad, que se perciben en los adornos que se dispensan por toda su carrocería.

Su interior también mantiene los mismos parámetros. Esta muy bien equipado como ya hemos adelantado, aunque por  algo más de 17.000 euros es más que justificado. Sus ajustes son perfectos, sus formas muy modernas y atractivas, con una pantalla central con una excelente definición, y plásticos negros tipo piano para los mandos de la climatización y otros controles, que contribuyen a ensalzar estas cualidades. Además, por ejemplo, disfruta de una excelente habitabilidad par cuatro plazas, con una destacable cota de altura, y gracias a la posibilidad de deslizar la banqueta trasera longitudinalmente, podemos superar los 260 litros de maletero, que de entrada son solo correctos.

Buena dotación

No es muy habitual que disfrutemos en un coche de este segmento de, por ejemplo, asientos calefactables, limitador de velocidad, alerta de salida de carril con vibración en el volante, navegador, alerta de fatiga, cámara de visión trasera, control de retención en pendientes, y el mencionado motor eléctrico que nos ayuda cuando necesitamos algo más de potencia y también contribuye a mejorar los consumos. Situarlos en solo 4,8 litros nos parece un excelente dato.

Por otro lado su motor se comporta especialmente bien. Ni ofrece demasiado par, solo 120 Nm, lo que nos obliga a llevarlo cerca de las 4.400 rpm para conseguir los mejores resultados, aunque como ya hemos dicho, el motor eléctrico nos aporta algo más de resuello cuando necesitamos aumentar la entrega de potencia. Por otro lado el cambio de marchas es especialmente preciso y sencillo de usar, lo que nos ayuda, además del indicador de cambio de marcha, a elegir la relación más apropiada en cada momento.

Lujoso ciudadano 

Si lo utilizamos en ciudad es un prodigio de agilidad y buenas maneras. En autovías y fuera de las grandes ciudades se muestra también como muy bien dotado para llevarnos sin problemas. Únicamente en carreteras de segundo orden y en viajes largos puede que notemos la falta de posibilidades del motor de 90 CV, que únicamente nos permite llegar a los 100 km/h en 11,8 segundos, pero nos proporciona lo básico imprescindible para movernos muy bien por el terreno para el que está desarrollado. Por cierto 120 km/h de crucero loa aguanta muy bien con dos ocupantes . Seguramente las cosas cambien con 4 y el maletero a rebosar, pero seguramente solo lo notaremos más en los consumos que en otra cosa.

En resumen. El Suzuki Ignis es un vehículo que lucha contra rivales de marcas generalistas que pueden dar a conocer su producto de una forma más contundente. Nosotros nos hemos llevado una grata sorpresa, y pensamos que únicamente el desconocimiento de este producto es lo que no permite al Suzuki Ignis alcanzar mayores ventas. Este acabado que nos ocupa está quizás algo desfasado por precio para lo que se reclama de equipamiento en un vehículo ciudadano, pero también hay que decir que tienen otras versiones, y que igualmente el acabado GLX nos proporciona bastante más equipamiento de lo que puede esperarse por 17.000 euros. Por último, gracias a este mini sistema hibrido se consigue la etiqueta ECO, aunque no sabemos porque,  ya que se trata como hemos dicho de un hibrido de baja tecnología.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.242 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 90 CV a 6.000 rpm

Par máximo: 120 Nm a 4.400 rpm

Cambio: Manual de 5 relaciones

Neumáticos: 175/60 R 16

Carrocería

Nº de plazas: 4

Peso en vacío: 910 kg

Depósito de combustible: 32 litros

Largo/Ancho/Alto: 3.700/1.690/1.595  mm

Vía delantera/trasera: 1.460/1.470 mm

Distancia entre ejes: 2.435 mm

Capacidad del maletero: 260 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 170 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,8 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 4,7/4,1/4,3 l/100 km

Emisiones: 98 gr CO2/km

PRECIO: 17.170  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here