Compartir
Volkswagen ha trabajado a conciencia sobre la gama Golf,
consciente de que es un arma comercial imprescindible para su cuenta de
resultados. En 2013 ha incorporado a la gama del compacto y brillante Golf la versión GTI, el
GTD, la carrocería familiar y en ecológico Bluemotion. Ahora le toca
completarla por arriba con una versión muy especial y poderosa. Se trata del
Golf R, que ahora es más potente gracias a los 300 CV de su motor TSI, pero también un
18 por ciento más eficiente, al bajar los consumos en la misma proporción.
Sus prestaciones son de lujo, con 5,1 segundos en llegar a
los 100 km/h -4,9 si contamos con la caja DSG de 6 relaciones-, con una velocidad
limitada a los 250 km/h y unos consumos de 7,1 litros, antes 8,5. El Volkswagen Golf R siempre
lleva incorporada la tracción integral 4Motion.
La diferencia estética del Golf R con relación al resto de la gama es
importante, ya que presenta nuevos paragolpes y faldones laterales, con unas
exclusivas llantas de aleación de 18 pulgadas. Se distingue también por el
sistema especial de iluminación, que incluye luces diurnas de diferente diseño y luces
de leds rojas oscuras para los grupos ópticos posteriores. Su interior también se distingue por su refinamiento más que por la enorme deportividad de sus acabados.
Los trabajos sobre el motor de dos litros del anterior Golf
R  han sido importantes. Presenta una
nueva culata que mejora el flujo de gases y gracias a otros retoques, eleva la
potencia hasta los 300 CV desde los 230 CV del Golf GTI Perfomance, con un
importante aporte de par, con 380 Nm desde 1.800 a 5.500 rpm. También son
nuevos los pistones, válvulas de escape, asientos y muelles de válvula, así
como el sistema de inyección directa y por supuesto, el turbocompresor. Otro de
los trabajos más fructíferos realizados sobre el motor del Volkswagen Golr R ha sido el estudio de la
fase de calentamiento, para alcanzar la temperatura idónea en el mínimo tiempo,
lo que reduce el consumo y las emisiones.

Los esfuerzos por pasar con la máxima eficacia la caballería
al suelo han dado, según los responsables de la marca, muy buenos resultados. Ya
hemos dicho que dispone de un sistema de tracción total 4Motion con un
acoplamiento Hadlex que actúa incluso antes de que las ruedas empiecen a
deslizar. En situaciones de conducción tranquila, se comporta como un tracción
delantera, con el eje posterior desacoplado para mejorar consumos. Sin embargo,
en caso de baja adherencia o requerimiento de máxima aceleración o incluso el
giro de la dirección, se puede pasar hasta el 100 por 100 del par a las ruedas
del eje posterior.  Por supuesto dispone
del sistema EDS de bloqueo electrónico del efecto diferencial en los dos ejes y
del XDS+ que puede frenar las ruedas del interior de la curva en caso de necesidad,
mejorando la agilidad en tramos con curvas cerradas tomadas a elevada
velocidad. El control de estabilidad ESC elegido para el Volkswagen Golf R utiliza la versión Sport, mucho más
permisiva a elección del conductor. También dispone del sistema de dirección
progresiva, que disminuye el número de vueltas de volante hasta sólo 2,1 giros
entre topes. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here