Compartir
ALD, experta en el renting convencional de vehículos, que precisamente se caracteriza en parte por la rigidez de sus supuestos, ha incorporado a su grupo una nueva división de negocio denominada Carflex, que se caracteriza por ser especialmente indicada para aquellas empresas a las que, ya sea por número de vehículos, o por el tiempo que los van a utilizar, el renting convencional no se adecúa de forma plena a sus necesidades. CarFlex surge de la incorporación al grupo de los activos de GoldCar, una empresa que ya realizada este tipo de negocio.
La forma en la que trabaja CarFlex está pensada para empresas que por las características de su negocio, necesitan de una forma a veces poco previsible con anterioridad, de los servicios de un vehículo o una flota que sea modificable prácticamente en tiempo real.

Este nuevo sistema, ligeramente más caro que el renting convencional, obliga a la marca a tener una flota inmovilizada para dar servicio a las empresas que lo requieran, preparada también para sustituir cualquier vehículo que se inmovilice, en un tiempo muy concreto de tiempo, pero que no debería superar las 48 horas.

En cualquier caso, el sistema CarFlex de ALD  ofrece a los clientes un servicio completamente personalizado, que permite a casa empresa hacerse con los servicios de un vehículo para, por ejemplo, hacer frente a puntas de trabajo, del que muchas veces no se conoce a ciencia cierta su duración. El cliente alquila, y cuando el trabajo se termina lo devuelve, sin las penalizaciones u obligaciones a las que está sometido el renting convencional. El periodo mínimo de alquiler es de tres meses, ya que por debajo de este tiempo los costes se disparan. La media de contratación de un alquiles flexible está en los 12 meses. Más información en http://www.carflex.es/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here