Compartir

El Suzuki Ignis es un coche importante. Con su nueva personalidad y sus cualidades, nos atrevemos a decir que se puede convertir en unos de los pilares de la marca, después del Vitara y del Swift,  porque detalles de diseño no le faltan.

El tráfico en las ciudades es cada vez más restrictivo. Por ese motivo Suzuki cree que el Ignis es un vehículo que viene a  facilitar esta movilidad, gracias a su tamaño y capacidades, pero además añade unas dosis estéticas muy importantes y apreciadas en la actualidad, que le permiten luchar de tú a tú con las últimas incorporaciones al segmento, que en la mayoría de los casos presumen de ser personalizables y estéticamente muy atractivas.

Mucho mejor en vivo

Hay que afirmar que al nuevo Ignis no le hacen justicia las fotos. Queda mucho mejor en vivo y en directo, con un estilo del frontal muy llamativo, una zaga original y un interior muy bien presentado en líneas generales, que sorprende en parte por su tamaño, poco imaginable cuando lo vemos por fuera.  de 3.700 mm de longitud, 1.690 mm de anchura y una altura que ronda los 1,60 m.

De un coche ciudadano debemos valorar también aspectos como la agilidad. Este detalle deriva y mucho de su diámetro de giro. En concreto el nuevo Ignis gira en solo 9,40 m, una buena cifra si tenemos en cuenta su longitud de 3,7 m, solo aventajado por el del Twingo, con 9,10 m pero con 3,6 m de longitud. Su maletero cubica 260 litros mínimos, aunque puede aumentarse deslizando la banqueta trasera, con lo que contaremos con un volumen de 373 litros.

Motor de 1,2 litros  con 90 CV
Técnicamente el Ignis utiliza un motor de 1,2 litros de gasolina que rinde 90 CV, aunque también está disponible la versión que utiliza un sencillo sistema de hibridación, SHVS, que añade un plus de potencia en aceleraciones cuando lo necesitemos. A este motor se añade un cambio manual de 5 relaciones u otro automático también de 5 marchas.

A nivel de seguridad el nuevo Ignis está perfectamente preparado para los tiempos que corren. Como buen crossover, que nos permite salir del asfalto, mejor de lo que podríamos pensar, dispone de control de descenso de pendientes, con control de frenada en caso de colisión, con detección de peatones, alerta de cambio de carril o alerta anti fatiga.

Dispone de una dotación amplia, en la que destaca la posibilidad de utilizar tecnología led, para los grupos traseros y los delanteros en todas sus funciones. Además en el interior lleva un completa sistema de información con pantalla de 7 pulgadas y sistema de navegación según acabados, incluyendo la posibilidad de disponer de cámara de visión trasera. También puede conseguirse con un sistema de tracción integral, aunque solo para el motor base y con cambio manual, sin el SHVS. Toda la gama está afectada por una garantía de 5 años.

Puestos en marcha, el Suzuki Ignis responde a todas las expectativas. Es un vehículo que sorprende por su espacio interior en la cota longitudinal, aunque en anchura no se le pueden sacar más a los 1,69 m que anuncia exteriormente. Es muy fácil de conducir, destila suavidad y buenas maneras, y su nivel de prestaciones es correcto en ciudad, aunque en carretera puede haber recorridos en que echemos en falta algo más de potencia si viajamos con las cuatro plazas ocupadas. En definitiva es un ciudadano con bastantes posibles y con un precio muy atractivo.

Su gama de 6 versiones arranca desde los  14.200 hasta los 17.450 euros, precio sin descuentos, que bajan hasta los 11.200 o los 14.450 si ampliamos el descuento de campaña y el de la financiera. Las opciones de pintura metalizada cuestan 345 euros, mientras que la pintura bitono eleva el precio hasta los 550 euros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here