Compartir

El nuevo Alfa Romeo Stelvio es un SUV Premium con unas prestaciones y comportamiento de lo más deportivo.

Si pensamos en Alfa Romeo lo primero que nos viene a la cabeza es ese diseño y carácter que rezuman todos sus modelos. Auténtico diseño italiano, pero sin olvidar su historia de modelos deportivos dentro y fuera de los circuitos. El Stelvio sigue con esta tradición ofreciendo muy buenas sensaciones al volante y un diseño y acabados muy cuidados, aunque para ello tendremos que pagar su precio.

Podría decirse que el Stelvio es la versión familiar del deportivo Giulia, aunque la plataforma y los motores sean totalmente nuevos y diferentes entre ellos.

El Alfa Romeo Stelvio, con sus 4.687 mm, se mete de lleno en la categoría de los SUV medios Premium, donde tiene una fuerte competencia.

Diseñado  en Italia

Su diseño es 100% italiano, con una línea muy deportiva y musculosa.  Se pueden elegir 13 colores de carrocería y 11 diseños de llantas de aleación.

El interior es muy elegante, demasiado sobrio para nuestro gusto, sobre todo con la tapicería negra, aunque con la de tonos marrones gana bastante. En nuestro caso solo podemos hablar de las tapicerías de cuero, que han sido las únicas que hemos podido ver y probar. El salpicadero traza una marcada línea horizontal. En el centro tenemos una pantalla de 6,5 a 8,8 pulgadas, con los controles para el sistema de infoentretenimiento.

En el salpicadero y las puertas se han colocado inserciones de diferentes materiales nobles, como madera y aluminio. El volante de cuero tiene muy buenas proporciones, de pequeño tamaño y muy cómodo al tacto, con unas enormes levas que facilitan mucho su control incluso en giros. Por ponerle una pega, tenemos que decir que la palanca del intermitente está un poco lejos, teniendo que cambiar la posición de la mano izquierda para alcanzarlo. Por otro lado la habitabilidad es bastante generosa gracias a la batalla de 2.818 mm.

Gama de potentes motores diésel y gasolina

Para el diseño de la gama de motores del Stelvio la marca ha contado con la ayuda de ingenieros de marcas tan prestigiosas como Maserati y Ferrari. Están fabricados enteramente en aluminio, y el eje de transmisión es de fibra de carbono, lo que reduce significativamente el peso.

Los motores disponibles son tres diésel y dos gasolina. Las versiones diésel se basan en el propulsor de 2.2 litros, con 150, 180 y 210 CV, mientras con los dos motores de gasolina cubican 2.0 litros y tienen 200 y 280 CV.

Todos los motores van equipados de serie con un eficiente cambio automático de ocho relaciones, y la única versión que no dispone de tracción total es la diésel de 150 CV. El motor 180 CV puede elegir entre tracción total o trasera.

Las previsiones de la marca son las de vender más las versiones superiores de cada categoría,  dejando el motor diésel de 150 CV como algo testimonial.

Comportamiento sobre el asfalto

Hemos tenido la oportunidad de probar la versión superior de gasolina, con nada menos que 280 CV y que se corona de momento como la  más potente, a la espera de la versión Quadrifoglio que se presentará más adelante y que contara con más de 500 CV.

Su comportamiento es muy satisfactorio. Su aceleración sobresaliente y en su paso por curva te crees que vas a los mandos de una berlina en vez de en un SUV. El comportamiento de las suspensiones nos ha sorprendido muy gratamente,  adaptándose a las imperfecciones del pavimento, sin perder la compostura en ningún momento. Luego nos han explicado que se trata de un sistema de suspensión patentado por Alfa Romeo que han denominado Alfalink. Sus principales virtudes son las de mantener las ruedas lo más perpendiculares al suelo en los virages, permitiendo de esta forma que haya la mayor cantidad de goma posible en contacto con el asfalto en todo momento.

El ajuste se realiza de forma individual para cada rueda, consiguiendo que el habitáculo este lo más derecho posible, limitando el balanceo, maximizando el confort en virajes complicados y a alta velocidad, además de mitigar los botes producidos por el asfalto en mal estado.

El cambio automático funciona muy bien, con cambios rápidos y precisos y entregando la potencia de forma casi instantánea. En el modo dynamic esta entrega de potencia mejora incluso más. El cambio entre este modo y el normal se nota de forma inmediata, aumentando mucho la deportividad, con cambios a altas revoluciones y con una aceleración mejorada. Tenemos que resaltar este punto, porque si bien en otro modelos existen diferencias entre el modo normal y el deportivo, en el Stelvio sus prestaciones cambian de forma mucho más notable.

Precios

2.2 diesel 150 CV Stelvio RWD- 40.300

2.2 diesel 180 CV Stelvio  RWD- 42.800

2.2 diesel 180 CV Stelvio  AWD- 45.050

2.2 diesel 180 CV Super  RWD- 44.800

2.2 diesel 180 CV Super AWD- 47.050

2.2 diesel 210 CV Super  Q4- 48.300

2.2 diesel 210 CV Speciale  Q4- 52.850

2.0 gasolina 200 CV Super  Q4- 46.800

2.0 gasolina 280 CV First Edition I  Q4- 57.195

2.0 gasolina 280 CV First Edition II  Q4- 62.000

 

 

1 Comentario

  1. Vamos mejorando aunque lo de la versión familiar del deportivo Giulia no viene a cuento. Porque el Giulia es una berlina y el habitáculo del Stelvio no es comparable al de un familiar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here