Compartir

El Volkswagen Polo es, junto con el Golf, uno de los dos iconos de la marca. La suerte que tenemos en España es que el hermano pequeño del Golf, que por cierto crece y se parece cada día más a él, se produce en Pamplona, en la planta de Landaben y a muy buen ritmo.

La sexta generación pretende sumar muchas unidades a los 14 millones de Polos que hasta este momento se llevan producidos. Nació con la clara intención de ser un superventas y apoyar al Golf, y entre los dos se han convertido con el tiempo en los dos modelos de la marca más vendidos, incluso en nuestro país, en donde regularmente se sitúan entre los diez coches más vendidos. En 2016 el compacto Golf matriculó 28.678 unidades, perdiendo porcentaje por un 1,3 %, mientras que el polo subía un 1,2 % y se situaba en los 25.424 coches. En concreto el Polo se situaba al final de ese periodo como el séptimo coche más vendido, con el Golf en cuarta posición.

En la actualidad, y en los primeros cinco meses de 2017, el Golf pierde 7,6 por ciento con relación a 2016, con 11.836 coches, mientras que el Polo sube nada menos que un 11,7 y se coloca en los 13.331 vehículos.

Cambios importantes

Para el nuevo Polo Volkswagen ha valorado con detenimiento los cambios y ha decidido hacerlo crecer, aprovechando que la séptima generación del Golf la ha dejado un gran territorio a colonizar. Su longitud sube desde los 3.972 mm a los 4.053, su anchura pasa de 1.682 mm a 1.751 y sin embargo pierde algo en altura, con 1.446 mm actualmente, frente a los 1.453 de la generación anterior. Su distancia entre ejes pasa de 2.470 a 2.564 mm. Gana en habitabilidad, con 15 mm más de altura delante, 31 mm detrás y avanza en el maletero desde los 280 a los 351 litros actuales.

Para el nuevo Polo se busca también la personalización haciendo hincapié en los niveles de acabado, con equipamientos Ediciton, Advance y Sport a los que se añaden los paquetes R-Line, Black y Style. Por supuesto no puede faltar la versión deportiva GTI, ahora con el motor de 200 CV con dos litros en vez del anterior 1.8 de 192, y su presentación especial. Seria muy largo de describir, pero el nuevo Polo lleva incluido en su equipamiento de serie según la versión, o como opcionales, todos los sistemas de seguridad, entretenimiento, comunicaciones o confort que la plataforma MQB A0, la misma que ha estrenado el Seat Ibiza,  pone a nuestra disposición, en cantidad y calidad muy similar a la del Golf. En concreto dispondrá de una novedad que consiste en poder pagar el parking mediante una aplicación especial, que de momento solo estará disponible en algunas ciudades alemanas.

Llegará en 2017 y lo hará con una gama de motores muy amplia y bien estructurada. Cinco motores de gasolina TSI, de 65 CV, 75, 95, 115 y 150 CV, aunque este último 1.5 no se comercializará en nuestro país. El salto será importante, ya que desde el 115 CV se pasará directamente al GTI de 200 CV. En ciclo Diésel se sitúan en los 80 y en los 95 CV, ofreciéndose desde el comienzo un motor alimentado por gas natural que proporciona 90 CV. Únicamente los motores de gasolina de 115 y el GTI de 200 CV llevan cambios manuales de 6 relaciones, el resto son de cinco. Además el cambio DSG esta disponible ayudando a los motores de gasolina de 95, 115 y 200 CV, y al diésel de 95.

El diseño es continuista, como en todos los productos de la marca, aunque en el interior, y dependiendo de los niveles de equipamiento, los cambios son importantes. Podrá llevar incluso el Digital Cockpit en un salpicadero que se dirige ahora hacia la combinación de plásticos lisos en el frontal del tablero para dar sensación de un enorme cuadro de instrumentos que incluya la zona frontal. Estará disponible para la venta desde octubre, con las versiones de gasolina y antes de finales de año se podrán pedir los diésel. Más adelante llegara el GTI de 200 CV.

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here