Compartir

Mucho ha cambiado el nuevo Ford Fiesta Fiesta desde aquel modelo que estrenó la producción en la planta de Almusafes. Sin embargo el salto cualitativo que estrena esta nueva generación  resulta casi sorprendente ya que afecta a la tecnología y a la forma de presentar un coche eminentemente utilitario.

En las instalaciones de la Universidad Loyola de Córdoba, que apuesta por las nuevas tecnologías digitales, en nuevo Ford Fiesta se ha encontrado en un terreno abonado. De hecho esta apuesta renovada de Ford en el segmento de los coches utilitarios pretende  marcar un antes y un después en algunos apartados en los que el tradicional y bien ponderado Fiesta va a ser un pionero que abrirá nuevos caminos a otros modelos de la gama de la marca del ovalo.

El estilo es ligeramente continuista. Se sabe casi desde el primero momento del vehículo del que estamos hablando. Sin embargo, si conseguimos reunir la anterior generación con esta que ahora nos ocupa, vemos que los cambios son bastante más que de tecnología.

Las proporciones del frontal pesan algo más en el perfil, y aunque las dimensiones son prácticamente las mismas, la impresión es que este modelo es algo más grande. Destacan sobre todo los cambios en la zaga, en donde los diseñadores han puesto mucho énfasis.

Lo mismo se puede decir del frontal, ya que se modifica de forma bastante notable en función del nivel de acabado y de la personalidad de la versión de la que estemos hablando.

La zona situada por debajo de los grupos ópticos  es diferente en función de que estemos hablando de la versión ST más deportiva, de los elegantes Titanium o Vignale, del aventurero Active o del básico Trend. De esta forma se añade un interesante y valorable cambio de diseño que incide de forma notable en la personalidad.

La gama es amplia y bien estructurada

En total los números del nuevo Ford Fiesta son llamativos. Siete acabados, 2 carrocerías, con 3 y 5 puertas , 12 tonos de carrocería, 5 acabados de techo y espejos retrovisores, en total 29 combinaciones disponibles, 5 motores de gasolina y 2 diésel, 8 paquetes de presentación interior y hasta 15 sistemas tecnológicos centrados casi en su mayoría en la seguridad, proporcionándole un nivel nunca visto en su segmento.

Un enorme salto en la calidad apreciada, con materiales y ajustes de altísimo nivel, completan un vehículo que después de conducirlo en las 24 Horas Ford y ahora en carreteras abiertas nos parece que se convertirá en el fiel del segmento, y eso que no estamos hablando de la categoría más competida por su peso en el mercado, cifrada en estos momentos en el 22,1 del mercado de particulares.

De esta nueva gama podemos destacar la la línea Active, que añade a equipamientos ligeramente especiales un marcado estilo de todo camino, barras de techo especiales, distancia al suelo elevada y un comportamiento discretamente preparado para salirnos del asfalto.

La gama de motores de gasolina ha sido especialmente estudiada, ya que no en balde el porcentaje de este tipo de motores está subiendo notablemente en los últimos meses, representando en este segmento ya el 73 por ciento de los pedidos, y sigue creciendo.

La columna vertebral es el motor Ecoboost de 1,0 litros con tres niveles de potencia, 100, 125 y 140 C V . Por debajo el motor de 1,1 litros atmosférico proporciona 70 y 85 CV. Los diésel se apoyan en el nuevo 1,5 con dos niveles de potencia, 85 y 120 CV.

Ya sabíamos de los valores dinámicos del nuevo Ford Fiesta probado en circuito con el motor 1.0 de 125 CV. Sin embargo nos ha parecido aún más satisfactorio llevado con más dulzura y recato en carreteras abiertas.

Nos gusta como acelera, también los valores dinámicos del bastidor y el manejo de la caja de cambios, aunque nos ha parecido que los desarrollos de transmisión resultan ligeramente pensados para circular por trazados abiertos, con una desmultiplicación generosa que prima los consumos más que la prestación en marchas largas.

Sin embargo no nos podemos quejar de la aceleración y buenas sensaciones que nos ha proporcionado el motor de tres cilindros, aunque cuando estiramos por encima de las 4.500 rpm muestra su sonido característico, no precisamente suave y cadencioso.

Por último, los precios de este remozado Fiesta arrancan en los  15.045 euros para el tres puertas Trend  1.1 de 70 CV y llegan hasta los 21,995 del lujoso y bien presentado Vignale con el motor 1.0 de 100 CV equipado también con caja de cambios automática y con la carrocería de 5 puertas.

En acabado tradicional Titanium abarca de los 18.145 a los 19.795 para el motor de gasolina de 100 CV y el TDCi de 120 CV. Por último el recomendable acabado Trend+  tiene una horquilla desde los 16.475 a los 18.075 euros para los motores de gasolina de 85 CV y TDCi de similar nivel de potencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here