Compartir

El Skoda Octavia es uno de los representantes de la marca checa más veteranos. El automóvil actual tiene todavía una enorme carga emocional. La segunda compra por importancia económica que hacemos en la vida, marca también la adquisición de un vehículo. Sin embargo, el coche racional está creciendo como consecuencia de que somos ya un mercado maduro y desarrollado.

Todas estas afirmaciones las realizamos como introducción a este Skoda Octavia. Un coche que tiene una carga práctica y racional enorme en todos los sentidos. Es un coche amplio, pero desarrollado sobre una plataforma de compacto. Es cómodo, está bien equipado, disfruta de un enorme maletero e,  incluso,  por su estilo exterior parece que conducimos un vehículo del segmento superior; y todo por un precio bastante competitivo.

Un motor más adecuado a su envergadura y peso

Ya probamos la versión Combi con el motor tricilindrico de 1.0 litros y 115 CV, que se nos quedaba un tanto escaso por sus limitados valores de par. Con 200 Nm a 2.000 rpm no disponíamos de la reserva de aceleración deseable en un vehículo que puede ser cargado con generosidad. Sin embargo, con esta motorización de 150 CV la realidad es que las cosas cambian de forma notable.

No aumentan los consumos, la diferencia es de 0,1 litros de media, pero tenemos la potencia necesaria para bajar casi dos segundos las cifras de aceleración y las capacidades para salir a carretera cargados con las suficientes garantías de seguridad y buena prestación. Nos gusta su comportamiento del Skoda Octavia, noble y bien asentado en todo tipo de trazados. Solo cambia cuando vamos cargados, pero hasta límites perfectamente aceptables. Incluso deberíamos tener en cuenta de no sobrepasar el peso máximo permitido, porque los 590 litros del maletero dan para mucho.

Lo mismo podemos decir de la habitabilidad para las plazas posteriores, con espacio para las piernas digno casi de un jugador dela NBA. De todas formas y siguiendo con el interior, nos atrae mucho el puesto de conducción, con su enorme y practica pantalla central, los buenos acabados y el diseño general muy conseguido. El Skoda Octavia es un coche cómodo,  con una buena ergonomía incluso para tallas bajas y está muy bien presentado en líneas generales.

Ya hemos arrancado la prueba diciendo que el Skoda Octavia es un coche racional por encima de todo, pero al final de todos los juicios, después de conducirlo, notamos que asoman detalles y aspectos que podríamos decir que tienen también mucho que ver con los sentidos. Esto, unido a su buena posición en el mercado desde el punto de vista económico, completan de una forma muy acertada y brillante el círculo final, convirtiéndolo sin temor a equivocarnos en uno de los lideres a tener en cuenta si lo que deseamos es una berlina práctica, atractiva y bien presentada.

 

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.395 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 150 CV a 5.000 rpm

Par máximo: 250 Nm a 1.500 rpm

Cambio: Automática DSG de 7 relaciones

Neumáticos: 225/45 R 17

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.269 kg

Depósito de combustible: 50 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.670/1.814/1.461  mm

Vía delantera/trasera: 1.550/1.540 mm

Distancia entre ejes: 2.686 mm

Capacidad del maletero: 590 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 219 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,2 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,0/4,2/4,9 l/100 km

Emisiones: 114 gr CO2/km

PRECIO: 27.290  euros

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here