Compartir

El nuevo BMW X5 está pasando sus exigentes pruebas de validación, tanto en el círculo polar como en el revirado y precioso circuito de Nurburgring. Se trata de las últimas pruebas antes de que los nuevos sistemas electrónicos de seguridad sean aprobados finalmente para la serie.

Estamos hablando ya de la cuarta generación, que además incluirá nuevas y más eficaces  suspensiones y un evolucionado sistema de tracción integral, que precisamente se estrenará en este X5. Como primicia, la marca ha adelantado que el sistema de tracción integral tendrá la virtud de poder adaptarse mediante un simple mando a las condiciones especiales del terreno por el que nos movamos. Nieve, arena, rocas o caminos de grava se superaran con la mayor seguridad y nivel de tracción con solo girar una rueda que actuará sobre múltiples sistemas del vehículo.

El BMW X5 en su primera generación, significó la llegada de la marca bávara a un nuevo segmento, que en esos momentos se estaba gestando en Estados Unidos y que como hemos visto con el paso del tiempo, se ha convertido en la piedra filosofal del mercado, ya que cada modelo que se presenta se traduce en importantes aumentos en las ventas.

El BMW X5 llegó al mercado allá por 1999, producido en los Estados unidos y arrancó con motores de gasolina de 231 y 286 CV. En el 2002 la gama se amplió con la incorporación de un motor diésel de tres litros con 184 CV y un enorme y prestacional V8 de 4,6 litros que proporcionaba 347 CV.  Antes de la segunda generación se eliminó de la oferta el motor de 286 CV siendo sustituido por el V8 de 4,4 litros y 320 CV. También el diésel experimentó una subida de potencia hasta los 218 CV.

Segunda generación en 2006

En 2006 se presentó la segunda generación con tres motores, dos de gasolina de 272 y 355 CV, con 6 y 8 cilindros respectivamente, y el incombustible diésel de tres litros con 235 CV. Incluyó la posibilidad de disponer de 7 plazas. Al año siguiente se añadió a la gama el 35d subido a 286 CV.

En la primavera de 2010 el BMW X5 experimenta ligeros cambios de estilo, pero sobre todo un cambio muy importante en la gama de propulsores que utilizaba, con dos motores de gasolina con 306 y 407 CV y dos diésel con 245 y 306 CV para los 30d y 40d respectivamente. Un poco después se presentaría la versión M con el motor de 4,4 litros V8 y 555 CV, que compartiría con el X6 y el M50d.

En marzo de 2013 recibiría un cambio de generación con nuevo estilo y una amplia gama de motores de gasolina con 306 y 450 CV y diésel de 218, 258, 313 y 381 CV para el M50d. El M de gasolina con 575 CV. En 2016 recibió la versión híbrida con motor de dos litros y cuatro cilindros y la ayuda de un motor eléctrico, con lo que se llega a los 313 CV.  En la actualidad la gama BMW X5 está compuesta por 8 motorizaciones. Los gasolina se escalonan entre 306, 450 y 575 CV, a los que hay que añadir el cuatro cilindros de dos litros de la versión hibrida y los diésel de 231, también de cuatro cilindros, el 3.0 d de 258, 313 y 381 CV. La llegada de la cuarta generación está prevista para 2019.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here