Compartir

Ya están en vigor los nuevos etiquetados de los combustibles. Sin embargo no tendremos problemas a la hora de identificar el que habitualmente utilizamos, ya que en todos los surtidores coexistirán las denominaciones anteriores, incluidas las de tipo comercial, con las nuevas.

Las gasolinas a partir de ahora se identifican mediante una letra E seguida de un número, enmarcados siempre dentro de un circulo. Podremos encontrar denominaciones como E5, E10 o E85, según el contenido de etanol añadido a las gasolinas sea del 5, el 10 o el 85 por ciento. Para la gasolina de 95, para el equivalente a este tipo de gasolina, lo más habitual será la etiqueta E5, independientemente de otras denominaciones comerciales.

Por ejemplo, Repsol define de esta forma su gasolina de 95, crea ahora una gasolina de 95 Premium y de la misma forma define la gasolina de 98. Cepsa utiliza también esta misma denominación para sus gasolinas de 95 y de 98. Como vemos, la gasolina que emplean nuestra vehículos se reconoce ahora como E5, lo único que hay que tener en cuenta es no confundiremos repostando gasolina de 98 cuando se precisa únicamente de 95, por el mayor precio del litro de este combustible de mayor octanaje, siempre que nuestro vehículo no lo necesite.

Con el diésel sucede más de lo mismo, repostaremos B7, con las mismas precauciones, ya que las marcas nos ofrecen gasóleos de mayor calidad y también más caros, representados por la misma etiqueta. En realidad lo que debemos hacer es buscar primero el tipo de combustible que repostamos generalmente y luego comprobar la etiqueta, para no pagar más. Estas etiquetas se representan como ya hemos adelantado por una B, seguida por un 7, 10, enmarcados en un cuadrado. Así se define el porcentaje de biocombustible que lleva añadido nuestro gasóleo. Existe otra denominación definida por las letras XTL, bordeada también en un cuadrado, que señala a los biocombustibles que no se derivan del petróleo.

Mediante un rombo se pueden distinguir los combustibles gaseosos, tipo H2: hidrógeno, CNG: gas natural comprimido, LPG: gas licuado del petróleo, lo que habitualmente se define como auto gas o GLP y por último LNG como gas natural licuado. Los habituales son el CNG y el LPG, aunque de momento el más difundido en nuestro país sea el LPG o GLP según el acrónimo lo hagamos en inglés o en español, por el mayor número de surtidores que existen, ya que los distribuidores más importantes, Cepsa y Repsol, es el que distribuyen.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here