Compartir

Para Lamborghini no hay un coche por encima del Aventador, pero la realidad es que, comparado con sus hipotéticos y escasísimos rivales, también se sitúa por derecho propio entre los vehículos más prestacionales, estéticos e impresionantes a los que el más que millonario puede aspirar.

Con el récord de vuelta en el Nurburgring, lo que se queda como una tarjeta de presentación realista y poco despreciable, el V12 del Aventador proporciona 770 rocosos caballos a 8.500 rpm, con un par de infarto de nada menos que 720 Nm a 6.750 rpm.

Biplaza de vocación, su interior no deja lugar a demasiados lujos, aunque no carece de ciertos refinamientos, aunque la deportividad marca plenamente su personalidad.

Sin embargo, y como miembro de un club verdaderamente inalcanzable, la aerodinamica, la fibra de carbono y el estilo forman una hamalgama difícil de situar entre sus rivales más comedidos en este sentido. No hay lugar al compromiso. Allí donde la penetración en el aire puede mejorarse, se ha trabajado a conciencia, por eso su estilo es dificimente comparable,  sometiendo el sistema ALA, estrenado en el Huarcán, a diversas patentes que cuidan su exclusividad.

Por supuesto, el desarrollo de sus neumáticos Pirelli ha sido yambien exclusivo para aseguarse la máxima prestación y seguridad en cualquier terreno, el asfalto compartido o la excitante soledad de los circuitos. En Europa nos piden 350.000 euros por hacernos con sus servicios.

En la galería os dejamos una selección impresionante de fotos realizadas sobre una versión en territorio Portugués y por supuesto en el circuito de Estoril.

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here