Compartir

Aunque seguramente este modelo experimentará una profunda renovación a lo largo de este año o principios del que viene, sus cualidades y su precio, elevado pero muy ajustado, le convierten en uno de nuestros objetivos si deseamos una berlina viajera, con lujo a espuertas y una practicidad fuera de críticas.

La berlina Superb ha sido un rival de cuidado para las berlinas de lujo, sobre todo en los países en los que la marca tienen una enorme predominancia. En nuestro país en 2018 se situó en tercer lugar dentro de las marcas generalistas, superando al modelos como el Mondeo, el Talisman y solo ligeramente por detrás de Insignia y Passat.

A la versión probada se le podía pedir algo más de potencia. La marca ofrece un motor de 190 CV, más satisfacotio en este sentido, pero no se le puede exigir más lujo y refinamiento. El acabado Laurin y Klement se caracteriza por ofrecer casi todo lo esperable. Es cierto que los últimos cambios han aumentado la cantidad de elementos de seguridad embarcados, que llegarán con la nueva generación seguro, pero en conjunto este modelo, lanzado en 2015, presenta un compromiso bastante satisfactorio en este sentido.

El Superb es un coche enorme, con 4,86 m de longitud, unas plazas posteriores espectaculares y un maletero de 625 litros, que nos ofrece toda la capacidad necesaria para viajar con equipaje bastante generoso. Hemos probado otras berlinas del grupo, entre las que incluimos a Audi, y la verdad es que el interior del Superb sorprende y llama la atención, ya que no estamos ante una marca Premium.

Cuero, detalles por doquier, calidad de materiales en todos los rincones, equipamiento generoso y unas calidades de rodaje, que principalmente apuesta por el confort, pero que no sacrifica demasiado su estabilidad en curva, fuera de los problemas que nos plantean sus dimensiones y su peso.  

Su motor de 150 CV es más que suficiente, aunque en algunas ocasiones, las menos, nos hemos acordado de las mayores capacidades del de 190. Su unión con el cambio DSG de 7 relaciones es también bastante satisfactorio y este conjunto sobresale sobre todo por los consumo. 6,7 litros en prueba, con mucha carretera eso si, es una cifra que mantiene en este tipo de berlinas la supremacía de los motores diésel frente a los de gasolina, por lo menos de momento.

Si la gama de berlina de Skoda, encabezada por el Octavia, entre las que destaca para nuestro gusto la versión Combi, es digna de tener en cuenta, si deseamos subir un escalón en todos los sentido, este Superb nos otorga la ventaja del precio, de su generoso equipamiento, de lo fácil que hace realizar viajes largos y del confort que disfrutamos en todos los sentidos. Únicamente, y ya que hablamos de desembolsar algo más de 40.000 euros, que serán algo menos con los descuentos, la marca será un impedimento, menor o mayor en función de lo que queramos presumir de este.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.998 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 150 CV a 3.500 rpm

Par máximo: 340 Nm de 1.700 a 3.000 rpm

Cambio: Automático de 7 relaciones

Neumáticos: 235/40 R 19

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.580 kg

Depósito de combustible: 66 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.861/1.864/1.468  mm

Vía delantera/trasera: 1.584/1.572 mm

Distancia entre ejes: 2.841 mm

Capacidad del maletero: 625 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 217 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,2 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 5,2/3,9/4,4 l/100 km

Emisiones: 114 gr CO2/km

PRECIO: 41.830  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here