Compartir

El segundo modelo en ventas de Renault se reedita, aunque mantiene su  estilo. Después de 15 millones de unidades se lanza la quinta generación. De un vehículo que ha ido ganando peso en Europa cada año.

Como aseguran en la marca, el estilo exterior evoluciona, pero mantiene los rasgos principales, el corte de carrocería característico, mientras que el interior se ha modificado por completo. Seguramente han sabido interpretar las opiniones de sus clientes, que han valorado mucho el diseño, pero que también han criticado en algunos aspectos su interior, no precisamente por su calidad de materiales contrastada, sino más bien por sus trazos algo básicos y ligeramente impersonales.

Renault ha aprovechado para adelantar alguno de sus planes de futuro en lo que se refiere a adaptar nuevas tecnologías a sus productos. Por ejemplo, en 2022 la marca tendrá 12 modelos eléctricos, y el nuevo Clio será el primer híbrido E-Tech. También de aquí al año 2022 la marca francesa comercializará 15 modelos dotados de elevadas grados de autonomía, del que también el nuevo Clio será pionero en la utilización de estas avanzadas tecnologías.

En donde más nos vamos a fijar, porque todo es completamente nuevo, es en el interior. Destaca por la utilización de nuevos y más vistosos materiales, pero también por utilizar ahora una pantalla multimedia de 9,3 pulgadas. En ella se concentran diversos mandos del vehículo y el sistema Easy Link, con las ayudas a la navegación, conexiones multimedia y infoentretenimiento.

El nuevo cuadro es totalmente digital y gracias a esto se podrá personalizar. Sus pantallas frente al conductor podrán ser de 7 y 10 pulgadas. Por otro lado el salpicadero cambia sus formas y según la marca, sube un escalón en calidad. El volante mejora su diseño por utilizar un airbag de menor tamaño cuando está recogido, mientras que la consola central aloja una palanca de cambios de pequeño tamaño y compartimentos suficientes para los pequeños objetos.

La intención de asimilar gran parte de los contenidos de este nuevo Clío al segmento superior ha propiciado importantes cambios en los asientos, que son ahora más grandes en su banqueta, con reposacabezas más pequeños y formas más envolventes en toda la gama. Todo este interior se puede personalizar mediante cambios en los acabados de los paneles de puerta, salpicadero, volante y reposacabezas. En total serán hasta ocho ambientes interiores diferentes.

Diferencias visuales escasas.

Como ya hemos comentado, el estilo del nuevo Clio mantiene su esencia y buena parte del diseño general. Cambia la calandra, ahora más grande y los paragolpes son más prominentes. Resulta 14 mm más corto que el anterior, pero se asegura que se mejora la habitabilidad. Sus proporciones son diferentes, ya que pierde 30 mm de altura. Su distancia entre ejes es similar a la del anterior, lo mismo que las vías, pero hay que decir que estrena plataforma CMF-B  concebida por la alianza Renault-Nissan. Su maletero crece hasta los 391 litros desde los anteriores 330 y presenta otros 26 litros de huecos interiores.  Monta llantas de hasta 17 pulgadas. Toda la iluminación incorpora tecnologías led al 100 por 100. Los faros delanteros tienen la misma firma luminosa que sus hermanos de gama y los sistemas de seguridad tendrán similar nivel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here