Compartir

El Seat Minimó pretende evolucionar y perfeccionar, lo que no resulta muy difícil por cierto, un tipo de vehículo estrenado por Renault, que no ha tenido demasiado éxito por sus excesivas limitaciones prácticas.

Como decimos en el titular, esa puede ser una de las primeras consideraciones que podemos hacernos a la vista del nuevo y especial Seat Minimó. Presentado en el Mobile World Congress que ha tenido lugar en Barcelona, el Minimó responde al primer encargo que ha realizado el grupo Volkswagen a Seat para desarrollar nuevos conceptos de movilidad urbana.

Como el Renault Twizy y el Toyota i-Road, que la marca japonesa tiene en la recámara ensayándolo concienzudamente, pero sin definir ni decidir su lanzamiento comercial, Seat ha desarrollado un simple cuadriciclo para del que anuncia 100 km de autonomía, que podrá ser conducido por jóvenes a partir de 16 años y que tiene en el alquiler sin conductor una de sus mejores bazas comerciales.

El Seat Minimó mide 2,5 m de longitud, con 1,24 m de anchura. No es una motocicleta, para lo bueno y para lo malo, pero sin duda, si somos justos, tiene más de aspectos positivos que de los contrarios. No se han comunicado algunas de sus características más importantes  Es cierto que tiene un habitáculo cerrado, con puertas diferentes a la derecha y a la izquierda y un espacio interior para dos ocupantes, uno delante y otro detrás.

Pero la pregunta del millón no se ha respondido: ¿Será más protector que el Renault Twizy? De entrada la presencia de un habitáculo cerrado por puertas rígidas así lo confirma, pero no se sabe si llevará aire acondicionado o calefacción, lo que puede representar una diferencia impresionante frente al representante del grupo francés, que precisamente por estas limitaciones pensamos que no ha cuajado.

Baterías móviles de poco peso y facilidad de sustitución

Uno de los aspectos más interesantes del Seat Minimó es la posibilidad de sustituir las baterías. Cuando nos quedamos sin energía, es tan sencillo como coger otro acumulador– pesan aproximadamente 13 kg- y hacer una rápida sustitución casi de inmediato, con lo que es muy fácil y sencillo multiplicar la autonomía.

Se afirma que el Seat Minimo es solo el inicio. Su plataforma está preparada para funcional como un vehículo autónomo nivel 4, lo que mejorará de esta forma la facilidad de uso y por supuesto la movilidad en las grandes ciudades, que inexorablemente se irán vetando a los automóviles particulares convencionales.

De todas formas, la evolución del Seat Minimó sobre el Twizy está a la espera de que la marca francesa reaccione y evolucione su original concepto. Desde luego la experiencia atesorada por Renault en este tipo de vehículos le convierte en una marca que seguro tiene más de una cosa que decir en este sentido, ya que Seat pensamos que se ha quedado en lo obvio y en lo fácilmente mejorable, mientras que aspectos, muy importantes por ciento, como la climatización interior o la simple calefacción, quedan de momento en un segundo plano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here