Compartir

La experiencia de Toyota en todo lo que sea desarrollar plataformas híbridas es incuestionable. El mismo Yaris, un utilitario práctico, se muestra especialmente dotado con esta versión híbrida que de momento es única en su categoría.

La evolución de los vehículos híbridos ha sido y se mantiene constante. Se muestran cada vez más eficientes y preparados para circular con una limitada emisión de CO2, aunque no proporcionen, quizás por este mismo motivo, una gran versatilidad. Son más eficientes en ciudad y alrededores, con vías congestionadas, que en carreteras abiertas.

El Toyota Yaris hibrido probado nos ha proporcionado un consumo total de 4,7 litros cada 100 km. Una cifra excelente en términos generales, aunque también hay que decir que hemos circulado en lo que puede decirse que es su zona de confort. Lo que si somos justos sorprende aún más, ya que sus rivales es precisamente en este terreno en el que muestran cifras menos brillantes.

El Yaris híbrido es por lo tanto un vehículo perfecto para ciudad, en donde la suavidad de funcionamiento es notable, su eficiencia destacable y su funcionamiento general excelente. En cuanto le cogemos el punto, podemos trabajar con el cambio, pasando a la posición B  en frenadas para conseguir así la máxima regeneración y recargar más deprisa la batería.

La linea del Yaris Hybrid es de las mejores de la marca

Su estilo es atractivo. Se han conseguido solucionar en este caso los problemas de diseño de la marca, aunque la verdad es que otros de sus hermanos han apostado por líneas muy barrocas y futuristas, sacridicando incluso algún sentido práctico. No es el caso del Yaris, que incluye además algún nivel de personalización, detalles de acabado llamativos y por cierto agradables. Otro tanto sucede en el interior, muy bien presentado y agradable, con buena calidad y correcta habitabilidad, estropeada únicamente cuando hablamos del maletero, que se queda en unos escasos 286 litros.

Hay que mencionar por cierto lo extraño de su dotación. Presenta en su lista de equipamiento elementos de primer nivel en todos los sentidos, pero sobre todo en apartados de seguridad, pero, por ejemplo, el encendido de luces automático no estaba presente.

Su comportamiento en general es muy bueno. No es muy ágil en carretera ya que sus 75 CV le penalizan,  pero en este entorno tampoco el cambio ayuda, mostrando su peor cara. Estamos de acuerdo con lo que asegura la marca, que los híbridos  hay que conducirlos suavemente y de una forma muy tranquila, pero cuando salimos a carretera, no hay que exigirle mucho, solo un adelantamiento por ejemplo, para darnos cuenta de que el cabio resbala en exceso y no convierte esta maniobra en una situación excesivamente placentera.

Salvo mesto, que como hemos comentado, saca al Yaris híbrido de su zona e confort, los resultados pensamos que son óptimos si lo que nos planteamos es conducir un coche eficiente. Si lo conducimos dulcemente,  lo que también contribuye a disminuir el estrés propio del tráfico por cierto, nos enseña su mejor cara, y aunque no es un coche barato precisamente –el precio que facilitamos es sin descuentos-  el consumo que conseguimos en ciudad es prácticamente imbatible.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.497 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 75 CV a 4.800 rpm

Par máximo: 111 Nm entre 3.800 y 4.400 rpm

Cambio: Automática CVT

Neumáticos: 195/50 R 16

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.165 kg

Depósito de combustible: 36 litros

Largo/Ancho/Alto: 3.945/1.695/1.510  mm

Vía delantera/trasera: 1.465/1.455 mm

Distancia entre ejes: 2.510 mm

Capacidad del maletero: 286 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 165 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,8 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 3,7/4,3/4,2 l/100 km

Emisiones: 96 gr CO2/km

PRECIO: 22.400  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here