Compartir

El SUV Hyundai Tucson es el primero modelo de esa categoría que recibe el tratamiento N-Line en la marca coreana.

El Hyundai Tucson ya está disponible con el acabado deportivo N-Line, completando una gama de por sí muy interesante y generosa, compuesta por cinco motores y cinco acabados.

Exteriormente se aprecia su carácter deportivo, con nuevos paragolpes y parrilla, ambos con cromados oscurecidos. Las llantas de 19 pulgadas, el alerón trasero y los retrovisores son de un vistoso color negro brillante. Otros detalles diferentes son las luces de circulación diurna o las manetas de las puertas en el mismo color que la carrocería.

Los asientos están recubiertos de una combinación de piel y alcántara con pespuntes rojos, detalle que también se puede ver en el volante. La palanca de cambios está revestida de cuero, y los pedales deportivos son de aleación.

Está disponible con tres motores, dos diésel con esa ligera ayuda híbrida de 48V y uno de  gasolina convencional. Los motores híbridos son el 2.0 CRDi de 185 CV y el 1.6 CRDi de 136 CV. El motor de gasolina es el 1.6 T-GDI de 177 CV.  El cambio podrá ser de 7 relaciones y doble embrague para el diésel de 136 CV, o de 8 relaciones y convertidor deñar para el prestacional de 185 CV. El de gasolina podrá elegirse bien con cambio manual de 6 marchas o el doble embrague de 7. Se podrá combinar también con tracción delantera o tracción total.

Pero la deportividad ha aumentado no solo en lo que apreciamos en su estética. También se nota en sus características técnicas. El sistema de suspensión ha sido modificado para ofrecer una conducción más deportiva.  La suspensión trasera es un 5% más rígida, mientras que para la trasera se ha aumentado hasta un 8%. El software de dirección también ha sido retocado para ofrecer una sensación más lineal al volante.

Te puede interesar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here