Compartir

El Citroën C3 Aircross se ha convertido en una muy agradable sorpresa. Su comportamiento y su definición técnica le sitúan entre los mejores de su segmento.

El segmento SUV que reúne a aquellos de menor tamaño, ligeramente por encima de los 4,1 m de longitud, se ha convertido muy rápidamente en el más poblado. Tamaño, precio y versatilidad, le proporcionan ventajas, aunque de momento no sea más demandado.

Son los SUV compactos los que registran ahora en mayor número de pedidos. Sin embargo, y a la espera de poder conducir el C5 Aircross, este pequeño SUV está plagado de buenos argumentos.

Llamativo y arriesgado

La unidad de pruebas tenía una definición estética peculiar. Para el que le guste, bien; para el que no, siempre podrá elegir combinaciones algo más serias y menos llamativas, dependiendo de la inclinación estética de cada comprador.

Su estilo exterior, dejando a un lado esta combinaciones cromáticas, está muy conseguido. Tiene una indudable imagen de marca, que define de un tiempo a esta parte a todos los representantes de Citroën. Un SUV debe imitar el estilo de un todo terreno, y pensamos que el C3 Aircross lo hace.

Además, este diseño consigue lo que generalmente están buscando los compradores: comodidad para entrar o salir del vehículo, buenos niveles de habitabilidad para su tamaño exterior, incluido un generoso maletero, y un interior muy versátil. Incluso nos sorprende el buen nivel de materiales que, además de su excelente y generoso equipamiento, permite elevar mucho la impresión de calidad percibida.

Suspensiones suaves y eficaces

Pero sin duda lo mejor es conducirlo. Sorprende el comportamiento de las suspensiones, que filtran todo y pasan por encima de las imperfecciones del asfalto como si nada, con una suavidad que llama la atención. A esto se une un cambio automático con convertidor de par de 6 relaciones que consigue un acople perfecto con el motor 1.5 diésel de 120 CV. Este se nos ha mostrado elástico y ágil y al que únicamente se le puede criticar que no ha conseguido igualar las cifras de los consumos oficiales, quedándose en 5,8 litros e media.

Pero el C3 Aircross tiene también algún defecto, aunque creemos que no ensombrece sus virtudes. Fuera de los consumos, hay que decir que a cruceros de autovía o autopista suena un poco más de la cuenta, aunque pensamos que son el equipo de ruedas el que estropea más los resultados.

Ya hemos hablado de su estilo, excesivamente llamativo para nuestro gusto, pero que sin duda resultará atractivo para un público más joven, o en su defecto, nos llevará a combinaciones más conservadoras. Sin embargo, y como colofón, el C3 Aircross  muestra un interior especialmente bien dotado, aunque muchos de sus elementos de seguridad sean opcionales, y presenta una configuración técnica que solo nos permite  hablar de un trabajo muy bien hecho.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.560 cm3

Tipo de combustible: Gasóleo

Potencia: 120 CV a 3.500 rpm

Par máximo: 300 Nm a 1.750 rpm

Cambio: Automática de 6 relaciones

Neumáticos: 205/60 R 16

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.335 kg

Depósito de combustible: 45 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.154/1.756/1.597  mm

Vía delantera/trasera: 1.513/1.491 mm

Distancia entre ejes: 2.604 mm

Capacidad del maletero: 410 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 195 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,6  s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 4,4/3,8/4,0 l/100 km

Emisiones: 106 gr CO2/km

PRECIO: 21.750  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here