Compartir

El lanzamiento de una nueva marca no es una tarea fácil. Sin embargo Seat ha utilizado una denominación clásica, que define los vehículos más deportivos de la marca y que no ha requerido ninguna nueva explicación.

Cupra es una marca extraña, que aparece justo en unos momentos en los que se cuestiona ciertas características de los automóviles convencionales. Cupra define las prestaciones, la deportividad y el buen comportamiento, aunque en un futuro no hará de menos a las nuevas tecnologías, que incluyen la electricidad entre las fuentes de energía.

En concreto, el Ateca ha sido la primera base completa que pone la denominación Cupra por delante y en la que la marca Seat no aparece por ningún lado.  Cupra ha tomado como base el exitoso SUV de Seat y después de un trabajo bastante concienzudo, ha desarrollado un coche deportivo de altísimas prestaciones.

Los cambios en el estilo son bastante discretos, lo que resulta especialmente mencionable y le convierte en un coche que puede pasar casi deapercibido, lo que sin duda será bienvenido por la mayoría de sus compradores, que pretenden una satisfacción personal, más que llevar una continua tarjeta de visita a la vista del resto de los conductores.

Pocas diferencias

Solo los logotipos, llantas exclusivas y ligeros detalles de carrocería le diferencian de su hermano de Seat. Destacan un spoiler trasero sobre la luneta, el paragolpes frontal y sobre todo el paragolpes trasero, en el que se incluyen una zona baja muy deportiva presidida por cuatro salidas de escape. Los que sean poco detallistas les costará diferenciar este modelos del resto de Seat Ateca que vean por las carreteras.

En el interior los cambios son incluso menores, ya que seguramente podremos encontrar, salvo las denominaciones en asientos, y logotipos, otros Ateca con similar imagen de lujo. Asientos de Alcántara, instrumentación digital muy conseguida y la posible selección de diversos modos de conducción, situados en un mando giratorio en la consola central, son los elementos que lo diferencian.

Lo mejor, su conducción

Puestos en marcha lo primero que llama la atención es su sonido. Por supuesto no hay que mencionar que el Cupra Ateca lleva tracción integral y cambio DSG de 7 relaciones. Con estos elementos y el propulsor de 300 CV de potencia se forma un conjunto verdaderamente efectivo. Lo que sucede es que en lo que más destaca el Cupra es en su comportamiento gracias a las suspensiones.

Es sin duda lo que más nos ha gustado. Pasar 300 CV al suelo como lo hace el Cupra Ateca es sin duda un enorme mérito de los ingenieros de Serat. El selectos de mandos nos permite elegir una posición normal o confort, que en determinados apoyos, sin excedemos los limites, nos muestra movimientos parásitos que nos están indicando a voces que estamos en un programa tranquilo y suave.

Sport y Cupra, dos posiciones deportivas

Si pasamos la panca a la posición sport ya apreciamos un cambio importante. No solo en las suspensiones, sino también en la entrega de potencia y en el funcionamiento del cambio. Más deportiva y marcada es la posición Cupra, mientras que tiene otras dos preparadas para ajustarnos a las necesidades de conducción fuera del asfalto o con nieve.

En concreto el bastidor del Cupra Ateca es todo un descubrimiento. En la posición sport la dureza de las suspensiones no es extrema, pero el chasis es muy eficaz, rápido e incluso fácil de conducir en terreno virado a buen ritmo con solo poner un poco de agilidad a los movimientos del volante. Por otro lado en curva amplia su aplomo nos permite una conducción relajada ya que las suspensiones se encargan de absorber los defectos de la carretera.

También nos impresionan las prestaciones del Cupra Ateca, con una capacidad de aceleración enorme, como lo prueba la cifra de  0 a 100 km/h de solo 5,2 segundos, al alcance de pocos coches deportivos y menos aún de un modelo de estas características.  Destaca también el excelente funcionamiento del propulsor, con un nivel de par muy generoso de 400 Nm y a muy bajas revoluciones, lo que le permite una elasticidad enorme y una utilización manual del cambio mediante las levas. Todo esto contribuye a mejorar aún más su marcada personalidad deportiva.

Consumos elevados

En el lado contrario están los consumos, evidentemente los anunciados se quedan bastante lejanos a la realidad. Conseguir menos de 10 litros es una quimera, a no ser que conduzcamos buscando los consumos por encima de todo e incluso y a no ser en carretera, bajar de los 9 litros será una tarea complicada.

En definitiva, el Cupra Ateca nos ha parecido un soberbio estreno de la marca, a la que seguirán otros productor que pensamos no serán menos interesantes. Si nos gustan los SUV, disfrutamos de su practicidad y estilo, pero no queremos quedarnos en el pelotón por prestaciones y tipo de motorización, la posibilidad del Cupra Ateca nos llenará de muy buenas sensaciones. Suave, ágil, muy deportivo, extremadamente deportido diríamos, y con un estilo discreto y práctico. ¿Quién da más?

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.984 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 300 CV a 5.300 rpm

Par máximo: 400 Nm de 2.000 a 5.200 rpm

Cambio: Automático DSG de 7 relaciones

Neumáticos: 245/40 R 9

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.615 kg

Depósito de combustible: 55 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.376/1.841/1.611  mm

Vía delantera/trasera: 1.573/1.547 mm

Distancia entre ejes: 2.631 mm

Capacidad del maletero: 485 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 247 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 5,2 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 8,9/6,5/7,4 l/100 km

Emisiones: 168 gr CO2/km

PRECIO: 44.900  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here