Compartir

El nuevo Renault Zoe corresponde ya a una tercera fase de su desarrollo. Los avances en materia de tecnología aplicada al coche eléctrico propician que los cambios sean muy rápidos.

No cambia en su estilo después de 7 años de su lanzamiento y más de 150.000 unidades matriculadas, convirtiéndose en el  vehículo eléctrico más vendido en Europa. Otras veces lo hemos comentado, el Zoe sería un coche con un excelente estilo incluso si se le aplicara tecnología clásica a base de motores de combustión interna.

Mantiene su diseño, pero fundamentalmente cambia técnicamente, ofreciendo nuevos motores más potentes, baterías más eficaces y un interior con diferente diseño, plagado de sistemas de ayudas a la conducción innovadores.

El cambio más importante que registra el nuevo Renault Zoe sería la posibilidad de elevar su autonomía hasta los 390 km según las mediciones WLTP. Esto se ha producido fundamentalmente a un cambio en la densidad de las baterías, que sin modificar su tamaño pueden almacenar la energía suficiente para propiciar esta aumento en los recorridos entre recargas, incrementándolo en más de un 20 por ciento.  Por cierto, esta recarga se puede ahora realizar con puestos de corriente alterna o corriente continua. La trayectoria ha siso intensa y notable. De los 150 km que ofrecía el primero modelo en 2012 con su batería de 22 kWh, se pasó a los 300 en la versión Zoe 4.0, para llegar a los 390 km actuales en esta nueva denominación Zoe 5.0.

El tiempo de recarga es ahora de 9 horas y 25 minutos en un enchufe de 7 kW. En ciudad, por ejemplo, con un cargador de 11 kW se alcanzan 125 km de autonomía en 2 horas. En un enchufe de 22 kWh este tiempo se reduce hasta 1 hora justa. Pero sin duda lo más llamativo es que con corriente continua y en un cargador de 50 KW se pueden recargar hasta el equivalente a 150km en solo 30 minutos.

Utilización selectiva de energía alterna o contínua

La conversión a corriente alterna se realiza fuera del vehículo, con lo que disminuye el calentamiento y las pérdidas de energía. Esto nos permitirá recargar en estaciones de servicio dotadas e mucha mayor energía y por lo tanto de un tiempo de recarga sensiblemente menos.

Para el nuevo Renault Zoe existen dos niveles de propulsor. Se abandona el anterior de 90 CV y ahora el básico pasa a ser el de 110 CV, ofreciéndose otro más potente y prestacional de 135 CV

Otro de los aspectos en los que más se ha trabajado es en la regeneración de energía eléctrica. Para ello se ofrecen varios modos de funcionamiento, entre los que destacan el Modo B que provoca una intensa y notable desaceleración del vehículo en cuanto dejamos de acelerar, regenerando energía. El modo D nos permitirá aprovechar al  máximo la inercia del vehículo en una vía rápida o en una bajada.

Mejoras en la resistencia al avance

En este modo la resistencia al avance es mínima, por lo que jugando con estos dos modos podemos aumentar la autonomía. Podemos tomarlo como una prueba de conducción eficiente ya que según Renault las posibilidades de variar la autonomía son importantes. Los modos de conducción se realizan a través de lo que sería la palanca de cambios, que como se sabe actúa sobre una caja de una única relación.

Salpicadero nuevo, y numerosos sistemas de ayudas a la conducción forman ahora un conjunto mucho más atractivo, elevando sobre todo los niveles de refinamiento y seguridad de este pequeño coche eléctrico que por lo que parece no ha dicho todavía su última palabra.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here