Compartir

La entrada al Sur de Portugal la realizamos pasando por Badajoz, desviándonos mucho antes de llegar a Lisboa por la A2 dirección Alcacer Do Sal.

Según las indicaciones de las guías que llevamos con nosotros y de las entradas en la aplicación Park4Nigth, aparecía que en Comporta existía un area para autocaravanas con servicios de vaciado y recarga de aguas.

No nos costó mucho encontrarla en las coordenadas N38º 22´40.21´´ o 38º377838 y -8º 47´8.04´´ o -8.785569.

Este área nos permite la carga y el vaciado de aguas y descansar después del largo viaje. A la mañana siguiente una visita al pueblo, que no es gran cosa, pero si su playa y el camino que nos lleva hacia ella.

La playa de Comporta es preciosa, con dos chiringuitos muy bien montados y una amplia zona para caminar. Destacan las marismas y el Museo del Arroz en el mismo pueblo, de los mismos dueños que el restaurante Ilha do Arroz 38º 22´51´´ N y 8º 48´11´´ W, que tiene un atractivo estilo marinero y buenas vistas a la playa.

Península de Troia con playas espectaculares

Por la N 253 podemos acercarnos a la península de Troia, una zona muy turística, con una urbanización de alto nivel, muy cuidada, jardines, apartamentos, campo de golf y hoteles, e incluso un casino.

Como todas las playas de la zona, destacan por sus dimensiones, su viento y su arema dorada A destacar Troia Mar, Troia Rio desde la que se ve al otro lado Setubal, aunque lo que queda más a la vista es un enorme complejo industrial de dudosa estética.

También destaca la Playa Bico das Lulas, a la que se llega después de un paseo y las ruinas romanas. No hay ningún espacio para autocaravanas e incluso casi ni se puede aparcar y resulta complicado dejar la auto, aunque solo sea para dar un paseo por las calles. Eso en estas fechas. Estamos hablando de fuera de teporada. Suponemos que en los meses de temporada alta la afluencia de coches y personas nos complicara aún más nuestros movimientos.

Playa de Troia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here