Compartir


Antes de la llegada de este Honda CR-V, la marca ya tuvo algunas experiencias casi pioneras en el complicado mundo de la tecnología híbrida. El Insight y el CR-Z fueron algunos ejemplos. El nuevo Honda CR-V pretende mejorar la imagen.

El Honda CR-V no es el primer modelo híbrido de la marca. Honda ya tuvo algunos escarceos en esta categoría, que por cierto no se saldaron con demasiado éxito. Tanto el Insight, que ya anda por su tercera generación, como el CR-Z dejaron de ofrecerse en Europa por su escasa difusión.

La marca ha seguido sin embargo por este camino y ofrece en la actualidad una versión de hidrogeno del FCX Clarity, además de otras eléctricas e hibridas enchufarles, e incluso versiones híbridas en su monovolumen Odyssey, en el Shuttle, en el City o incluso en el HR-V, aunque eso sí, en mercados asiáticos, Australia y Estados Unidos.

El nuevo Honda CR-V representa para Honda el regreso al mercado europeo de los coches híbridos, un mercado en el que la excelencia y la competitividad se muestran en valores máximos.

Prueba Honda CR-V: Sistema híbrido sofisticado

Para ello la marca ha desarrollado un sistema híbrido de primer nivel, que a diferencia de otros, puede utilizar el motor térmico para mover un generador de corriente, sin que el primero ayude al movimiento, empleando el par producido para producir la corriente necesaria para mover el motor eléctrico o incluso recargar las baterías.

En modo eléctrico puro no se pueden recorrer grandes distancias. Es necesario el aporte de energía del motor térmico. Con las baterías totalmente cargadas y en modo EV se podrían recorrer únicamente 2 kilómetros. Lo más habitual por lo tanto es que circulemos en modo híbrido, con lo que en ciudad el funcionamiento es súper suave, ya que el motor térmico actúa a través de un generador de corriente y es el motor eléctrico el único que propulsa al vehículo.

Ya en carretera, en donde las necesidades de energía son mayores, porque simplemente circulamos a mayor velocidad, el motor térmico del Honda CR-V es el que toma las riendas del movimiento, redirigiendo la energía sobrante -podríamos decirlo así- hacia las baterías, para recargarlas. Todos estos elementos técnicos se completan o ayudan mediante un sistema muy sofisticado de regeneración de energía eléctrica, que incluyen dos levas en el volante para ayudarnos a frenar el vehículo y así aprovechar la energía cinética para la recarga.

Puestos en movimiento, y después de algún tiempo al volante, hemos sacado interesantes conclusiones. Es sin duda el mejor híbrido que hemos probado, aventajando a los de Toyota tanto en agrado de conducción como en eficiencia total. Hemos conseguido un consumo total de 6,2 -6,4 litros, lo que está muy bien para un vehículo de más de 1.600 kg de peso y la envergadura del Honda CR-V. Además hay que mencionar que este consumo se puede reducir algo incluso si nos movemos mucho por ciudad.

Con la elección de programas EV, ECON o Sport, podemos adaptar en funcionamiento a necesidades más o menos eficientes ya que entre los programas ECON y Sport  las posibilidades de regeneración son muy diferentes aunque la realidad es que notamos quizás en exceso una disminución de la potencia disponible en la modalidad máxima de ahorro energético, por lo que casi solo la recomendamos para ciudad y para viajes por terreno despejado sin muchas necesidades de cambios de ritmo.

La verdad es que tomamos inicialmente al nuevo Honda CR-V Hybrid con algunas reservas. No podemos decir que seamos seguidores convencidos de los modelos híbridos. Pensamos que en estos momentos un vehículo hibrido de gasolina y gas seguramente es más recomendable. Es tecnológicamente menos complicado y se consigue un ahorro energético superior al que ofrecen en la actualidad los coches híbridos de gasolina y electricidad. Sin embargo el Honda, con toda su complejidad técnica, ha pasado la prueba son buenas notas, aunque hay un tipo de recorridos que creemos se le atragantan.

Muy bien en ciudad y en los recorridos diarios. Mejor en autovía sin excesivas complicaciones, aunque conseguir la velocidad de crucero sea un poco frustrante. Por último, resulta  regular cuando nos movemos en zonas en las que debemos alternar aceleraciones con frenadas. Estamos diciendo cuando circulamos  en carreteras con puertos de montaña, aunque necesariamente no intentemos una conducción deportiva precisamente para la que el CR-V Hybrid no está nada preparado.

Pensábamos mientras conducíamos el Honda CR-V Hybrid en el conjunto hibrido de Toyota, con su cambio CVT. Pero el funcionamiento del Honda en ese tipo de trazado es similar. Es cierto que va mejor aislado. Es cierto que el sencillo cambio de marchas quizás se adapta un poco mejor a estos terrenos, ayudado también por sus buenas cifras de potencia, pero en esas carreteras que mezclan curvas cerradas, subidas o simplemente muchos cambios de ritmo, la verdad de es que el CR-V no nos muestra su mejor cara.

Por otro lado nada que objetar al resto del vehículo. Bien estéticamente, buena calidad, equipamiento completo, facilidad de conducción y un interior con una excelente habitabilidad a todos los niveles.

Prueba Honda CR-V: conclusiones

El Honda CR-V Hybrid es un vehículo avanzado, sin las carencias de los anteriores productos de la marca, con una excelente eficiencia, que se muestra en unos consumos más que correctos y una tecnología de primer nivel. Un SUV para todos los días. Suave, confortable y muy bien pensado en términos generales, que resulta  un poco complicado de entender al principio, pero en el que si nos esmeramos y ponemos atención mientras conducimos, podremos encontrar casi todo lo que en teoría un hibrido nos ofrece.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.993 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 145 CV a 6.200 rpm

Par máximo: 175 Nm a 4.000 rpm

Motor eléctrico Potencia: 184 CV

Cambio: Automático de 1 relación

Neumáticos: 235/60 R 18

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.614 kg

Depósito de combustible: 57 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.600/1.855/1.679  mm

Vía delantera/trasera: 1.601/1.630 mm

Distancia entre ejes: 2.663 mm

Capacidad del maletero: 497 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 180 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,8 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 5,0/5,4/5,3 l/100 km

Emisiones: 120 gr CO2/km

PRECIO: 34.200 euros

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here