Compartir

Audi ha renovado con indudable acierto su modelo Q3. De ofrecer un estilo un tanto anodino, a responder a un diseño atractivo, poderoso y en esta versión S Line, muy deportivo.

El Audi Q3 35 TDI no podía presumir de estilo precisamente. En realidad todos los SUV de la marca alemana presentaban una racionalidad en los trazos demasiado marcada. Buscaban gustarle a todo el mundo, lo que quizás conseguían, pero en los últimos tiempos los diseñadores de la marca han arriesgado un poco más y pensamos que han acertado plenamente.

Todo esto, la racionalidad en el estilo del que hablábamos, se hacían máximos en el Audi Q3, al que le faltaba cierto glamour, o incuso atractivo. Ahora la segunda generación soluciona estas deficiencia y la verdad es que lo hace con un estilo muy llamativo, con personalidad y bastante deportividad en los acabados S line.

En donde no hay dudas, ni ahora ni antes, es en todo lo que afecta al interior, con un buen diseño, una especial puesta en escena, calidad en los materiales y muy buenos ajustes. Además esta versión deportiva incluye unos inmejorables asientos, que nos sujetan y tienen un aspecto de primera.

El nuevo Audi Q3 35 TDI ha mejorado ligeramente sus dotes interiores, pero de forma casi imperceptible. Su tamaño nos lleva a pensar que estamos ante un SUV más racional que el resto de sus hermanos. Los pequeños Audi Q2, porque son caros y aportan poco, mientras que el resto de los SUV de la marca, Audi Q5, Audi Q7 y Audi Q8, se situan en unos tamaños que los convierten en coches muy caros y pesados.

Quizás demasiado por encima de lo que se debe pretender desde aspectos puramente funcionales y eficientes. El tamaño del Audi Q3 creemos que es suficiente, aunque 4,48 m no sean unas dimensiones precisamente recortadas.

Motor de 150 CV y cambio manual

La unidad probara respondia a la combinación de un motor diésel TDI con 150 CV, tracción integral y caja de cambios manual. Los desarrollos excesivamente largos, unidos al sistema de tracción integral, que añade peso aunque no resta demasiada potencia, y la caja de cambios manual, nos define un conjunto que se caracterizaba por la ausencia de bajos.

Cierto que los niveles de par no son precisamente recortados, ni siquiera el regimen al que lo proporciona es elevado, pero la realidad es que hay que tener cuidado con lo marcha que engranamos, si no queremos quedarnos un tanto tirados. Es mejor aprovechar las marchas, estirarlas, para que no nos quedemos con una notable falta de aceleración.

En carretera y en autovias sin embargo las cosas cambian. Es una delicia su comportamiento. Va muy bien asentado, es ágil y se disfruta mucho conduciéndolo. Los consumos por otros lado son tambiene excelentes, ya que de media hemos superado por muy poco 7,0 litros en total, abusando encierta medida de la ciudad y sus alrededores, en los que presiamente no se consiguen las mejores cifras.

En resumen, ya que nos metemos en casi 44.000 euros, es preferible irse a la versión de 190 CV o incluso elegir la de 150, pero con el excelente cambio S tronic de 7 relaciones, que lo cambiamos con gusto por la tracción integral quattro.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.968 cm3

Tipo de combustible: Gasóleo

Potencia: 150 CV a 3.500 rpm

Par máximo: 340 Nm de 1.750 a 4.000 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Neumáticos: 235/55 R 18

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.700 kg

Depósito de combustible: 60 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.484/1.849/1.585 mm

Vía delantera/trasera: 1.555/1.560 mm

Distancia entre ejes: 2.680 mm

Capacidad del maletero: 530 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 211 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,3 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: —/—/6,7 l/100 km

Emisiones: 146 gr CO2/km

PRECIO: 43.780 euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here