Compartir

La familia SUV de Citroën ha ido creciendo poco a poco. En el escalón superior se sitúa el C5 Aircross, un coche de grandes dimensiones, práctico, con un confort y suavidad de marcha excelentes.

El Citroën C5 Aircross puede ser una de las soluciones a los malos momentos ha pasado el fabricante francés. Sin excesivo poderío financiero y con bajada de ventas incluida, la marca no ha progresado en los últimos tiempos como debiera.

Enderezando su estilo

Sin embargo, y después de elegir una linea estética determinada, que arrancó con el primer Cactus, la disponibilidad de plataformas del grupo PSA, recientemente renovadas, ha permitido a Citroën desarrollas dos SUV de primera categoría. Ya lo dijimos cuando probamos el compacto C3 Aircross, ahora con el C5 no podemos menos que confirmarlo.

La verdad es que el C5 Aircross parece un C3 inflado, pero eso no es en sí un problema. El Citroën C5 Aircross es un coche que en su segmento presenta un estilo muy configurable, lo que da pie a que nos podamos decantar por un diseño especial y personal al mismo tiempo.

El interior también sigue las mismas pautas, pero en este caso con un amplísimo volumen, tanto para el habitáculo como para el maletero, con unos mínimos 580 litros que pueden crecer hasta 720 litros desplazando la banqueta trasera o hasta los 1.630 si la eliminamos completamente.

La verdad es que nos ha gustado. Resulta muy limpio, sin estridencias, cómodo, con unos excelentes asientos y una postura al volante que se consigue sin problemas. Además los asientos delanteros son muy cómodos. Sin embargo la banqueta trasera es excesivamente plana, sobre todo en los respaldos, algo dura y en general no muy confortable.

Buen tamaño, motor brillante

El Citroën C5 Aircross mide nada menos que 4,5 m de longitud y utiliza un motor de tres cilindros con 1,2 litros y 131 CV de rendimiento. La verdad es que sorprende. Lo primero por su entrega de potencia, pero después por sus consumos, que se han quedado prácticamente en los 7 litros.

Quizás vaya un poco largo, y el cambio manual podría ser algo más preciso, pero en conjunto, y en eso también metemos a las suspensiones, la marca ha hecho un excelente trabajo en todo lo que se refiere a comportamiento y dinamismo.

Otro de los aspectos que más nos ha gustado es como trabajan las suspensiones. El C5 es un modelo muy confortable. También es poco rumoroso, pero la verdad es que las ruedas, con 19 pulgadas de diámetro de llantas, nos permiten circular muy aislados de todo lo que sucede bajo los neumáticos. Además la dureza de las suspensiones esta muy bien pensada, consiguiendo un excelente compromiso en toda situación y vía por la que circulemos.

En definitiva, el C5 nos parece un vehículo muy a tener en cuenta si deseamos comprar un SUV de buen tamaño, y por un precio más aquilato de lo que presentan sus rivales naturales por dimensiones, contando también su nivel de dotación..

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 3 en línea

Cilindrada: 1.199 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 131 CV a 5.500 rpm

Par máximo: 230 Nm a 1.750 rpm

Cambio: Manual de 6 relaciones

Neumáticos : 205/55 R 19

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.479 kg

Depósito de combustible: 53 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.500/1.840/1.654 mm

Vía delantera/trasera: 1.601/1.630 mm

Distancia entre ejes: 2.730 mm

Capacidad del maletero: 580 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 195 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,5 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 6,1/5,5/6,7 l/100 km

Emisiones:119 gr CO2/km

PRECIO: 29.450 euros

Artículos relacionados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here