Compartir

Mucho ha tardado Volkswagen en completar por abajo su gama SUV. Se hablo hace tiempo del Taigun, pero no cristalizó. Ahora ofrece el Volkswagen T-Cross, clónico del Seat Arona y del Skoda Kamiq.

El Volkswagen T-Cross cierra por abajo el segmento SUV de la marca alemana. Utiliza la misma plataforma que el Seat Arona y que otros muchos modelos del grupo. Si le comparamos con Seat; Arona, Ateca y Tarraco son similares a los T-Cross, Tiguan y Tiguan Allspace. Esto sí que es ahorrar costes de desarrollo y producción.

Centralizándonos en el T-Cross, este es un SUV de recortado tamaño. El Seat Arona es el líder destacado de su segmento, pero como siempre, VW pretende ganar un poco más de dinero con cada unidad vendida.

Por fuera es simple pero atractivo, bastante convencional. Por dentro es agradable, aunque lo mismo que el Seat, los plásticos del salpicadero son bastante criticables. Además, no disimulan nada por su aspecto rugoso y duro. Todo esto, y aunque el diseño es bastante juvenil, estropean un poco el conjunto.

Buen rendimiento interior

El espacio de que disfrutamos en el Volkswagen T-Cross es limitado, pero también lo son las dimensiones externas, por lo que en este sentido es correcto. Tiene un maletero de 455 litros, lo que hay que destacar.

Cuando andamos con el Volkswagen T-Crossl nos muestra dos caras bien distintas. Los 95 CV y 210 Nm de par nos parecen escasos, para este modelo, aunque hay que destacar su excelente comportamiento a nivel de suspensiones y también sus consumos reducidos, pero siempre que conduzcamos con suavidad y a cruceros limitados.

Las suspensiones tirando a duras, nos llevan perfectamente por donde le indicamos, sin movimientos raros, aunque el firme  no sea completamente liso, lo que contribuye a conseguir al cabo de un rato de conducción que tengamos una confianza plena en cualquier tipo de terreno.

Tampoco se puede criticar una enorme pérdida de confort, únicamente se puede criticar a nivel de ruidos cuando circulamos con el motor tricilíndrico a alto régimen, ya que no es un motor excesivamente suave en esas circunstancias.

El Volkswagen T-Cross no es un vehículo que la marca espere que se vende en grandes cantidades. En España tiene al Arona como prácticamente un muro comercial inaccesible, pero sin embargo consideramos que es un vehículo necesario en la gama de Volkswagen y para cualquier fabricante, ya que poco a poco está subiendo posiciones su segmento en el ranking total de ventas este segmento SUV.

Ficha Técnica

Motor

Nº Cilindros: 3 en línea

Cilindrada: 999 cm3

Tipo de combustible: Gasolina

Potencia: 95 CV a 5.000 rpm

Par máximo: 175 Nm a 2.000 rpm

Cambio: Manual de 5 relaciones

Neumáticos: 205/60 R 16

Carrocería

Nº de plazas: 5

Peso en vacío: 1.245 kg

Depósito de combustible: 40 litros

Largo/Ancho/Alto: 4.110/1.782/1.558 mm

Vía delantera/trasera: 1.534/1.512 mm

Distancia entre ejes: 2.563 mm

Capacidad del maletero: 455 dm3

Prestaciones

Velocidad máxima: 180 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,5 s

Consumos Urbano/Extraurbano/Mixto: 7,2/5,1/5,9 l/100 km

Emisiones: 116 gr CO2/km

PRECIO: 19.990  euros

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here