Compartir

Dentro del segmento de las berlinas de representación, el tradicional Audi S8 muestra un perfecto compromiso entre lujo y agilidad en carretera.

Si tomamos un exclusivo Audi A8, y le pasamos por el departamento de Audi que desarrolla las versiones S, tendremos un conjunto imparable. Este S8 atesora el mismo lujo embarcado que la berlina A8, pero con la incorporación de detalles técnicos que aumentan su prestación y mejoran su comportamiento rutero, dotándole de una personalidad incluso deportiva.

Para conseguir estos fines, los trabajos han siso intensos. Es verdad que comparte con el A8 una buena parte, por no decir todo el catálogo de elementos de seguridad conocidos. Son hasta 38 los sistemas de ayuda a la conducción que ofrece, pero también elije un sistema de suspensión innovador, un motor explosivo y la presencia de un equipo de ayuda eléctrica MHEV para mejorar su eficiencia.

Un cambio tiptronic de 8 relaciones y la tracción permanente quattro, junto al sistema de suspensión predictivo, dirección a las cuatro ruedas y un diferencial deportivo trasero, forman un conjunto técnicamente insuperable.

Motor V8 con desconexión de cilindros

Ya hemos comentado que son hasta 38 los sistemas de ayuda a la conducción que monta el S8. Audi sin embargo tampoco se ha olvidado de darles trabajo a través de un motor V8 con doble turbo. Tiene cuatro litros de cilindrada, y proporciona una potencia de 571 CV con un par de 800 Nm.

Por supuesto se pretende que toda esa potencia llegue al suelo de la mejor forma, pero también se ha afinado su rendimiento buscando, a través de un sistema modular de eliminación del funcionamiento de cuatro cilindros cuando no sean necesarios, que el consumo sea lo más reducido posible.

Además se monta en esta nueva generación un sistema electrificado MHEV. Este sistema de hibridación ligera dispone de una batería de 48 voltios y un alternador-motor de arranque, accionado por correa dentada, que puede recuperar en deceleraciones hasta 8 Kw de energía..

El sistema MHEV también contribuye al funcionamiento a vela. Entre 55 y 160 km/h  puede recuperar energía, desplazarse con el motor al ralentí o simplemente desactivarlo durante 40 segundos. Se pone en funcionamiento automáticamente cuando se supera este tiempo o se actúa sobre el acelerador o frenos.

Hay que destacar también la suspensión activa predictiva. Esta funciona junto a la suspensión neumática con control de la dureza de amortiguación. La suspensión predictiva controla el balanceo y mantiene la posición de la carrocería, con lo que incluso en conducción deportiva, no disminuye el confort a los ocupantes. Dispone de una cámara que detecta las irregularidades de la carretera y predispone el sistema para que estas se absorban con la mayor eficacia desde el punto de vista del confort y la seguridad.

Ahorro de peso

Seria largo enumerar todos los detalles tecnológicos que completan el S8. Baste decir que como base utiliza un 58 por ciento de piezas de aluminio, están presentes aceros de alta resistencia o incluso polímeros reforzados con fibra de carbono para reducir el peso. Por último, el lujo y los refinamientos tampoco quedan a un nivel inferior a la tecnología embarcadas en este S8, completando el conjunto con los sistemas de infoentretenimiento más avanzados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here