Compartir

Ferrari contempla, como en la F1, la electrificación. Ya ofreció un exclusivo y limitado modelo híbrido. Ahora da un paso más y anuncia y presenta, con recorrido monegasco incluido, un modelo híbrido enchufable.

El Ferrari SF90 Stradale tiene todo lo que Ferrari ofrece, pero innova al integrar en el vehículo un sistema híbrido enchufable. Con el, el SF90 Stradale puede recorrer hasta 25 km como eléctrico puro. Utiliza hasta tres motores eléctricos, uno situado entre el motor térmico y la transmisión y los otros dos colocados en las ruedas delanteras.

Podría decirse que el Ferrari SF90 Stradale tiene tracción total, pero sobre todo utiliza la energía eléctrica para añadir par a las ruedas delanteras. Esto le permite controlar de mejor forma la tracción y el paso por curva. En condiciones de eléctrico puro, los 25 km mencionados, el F90 Stradale puede llegar a los 135 km/h.

De las características técnicas y de la implantación de este sistema hibrido enchufable, se obtiene una conclusión. Lo más importante es la posibilidad de utilizar la energía eléctrica que llega a los motores eléctricos para, primero mejorar el comportamiento, y después, obtener una rebaja en los consumos.

Este ahorro en el Ferrari SF90 Stradale se obtiene sobre todo del funcionamiento hibrido convencional del conjunto. Si esta energía no se “gasta” en circular como eléctrico puro, está disponible en mayor cantidad para ayudar al motor térmico y así, en general, reducir los consumos. Este ahorro se nota sobre todo en ciudad, en donde la necesidad de combustible de este tipo de vehículos se dispara. No se trata de ahorrar dinero, simplemente se pretende mejorar los consumos, para obtener por lo menos una tarjeta de visita más ecológica.

Pero sin duda el Ferrari SF 90 es un auténtico Ferrari, si analizamos sus características desde parámetros más convencionales. Dispone de un motor térmico de ocho cilindros en V con 3.990 cm3 que proporciona 780 CV y 800 Nm de par. Es una evolución del conocido V8 de la marca, pero con algo más de cilindrada, ya que sube desde los 3.902 cm3. Va acoplado a un cambio secuencial de doble embrague con 8 relaciones, del que desaparece la marcha atrás, función encomendada ahora a los motores eléctricos.

Prestaciones Ferrari

Con una potencia total de nada menos que 1.000 CV cuando el motor térmico y los eléctricos funcionan al unísono, fija su aceleración oficial de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos, llegando a los 200 km/h en únicamente 6,7 segundos.

Para su carrocería y muchos de sus elementos mecánicos se ha controlado hasta el extremo el peso. Materiales, ligeros como la fibra de carbono, piezas huecas, etc, le permiten llegar a los 1.570 kg, contando con los 270 kg de su sistema hibrido enchufable.

Este sistema híbrido enchufable se controla a partir de cuatro modos: eDrive, como el programa eléctrico puro, hibrido total, Performance, permite el máximo rendimiento y Qualify, que aplica toda la potencia posible para conseguir los mejores guarismos en arrancada.

Sin embargo el SF90 Stradale, justo el que ha conducido en Mónaco Charles Leclerc este fin de semana pasado, dispone bajo opción de una “super marcha”, denominado Asetto Fiorano, compuesta por amortiguadores de titanio, paneles de puerta y elementos de carrocería en fibra de carbono, neumáticos semislick y un ahorro añadido de peso de otros 30 kg.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here