Compartir

No se trata de una nueva generación, más bien es un ajuste de contenidos para mantener su competitividad.

El precio de salida del Hyundai i30 era uno de los principales argumentos de la marca. Ahora, con precios muy parecidos o incluso superiores a los de sus rivales, la marca coreana tiene que esforzarse en ofrecer un producto atractivo, jugando con las mismas armas que la competencia, por lo que pierde parte de su competitividad.

El I30 ha sido uno de los modelos más importantes de la marca, pero en los últimos tiempos ha decaído su brillo. Se mueve en un segmento muy competido y sin el atractivo del precio, los resultados comerciales se resienten. Es el cuarto modelo de la marca, detrás del Kona, del Tucson y del I20, con 10.806, 9.152 y 6.155 unidades respectivamente, quedándose el I30 en unos limitados 3.910 coches matriculados en lo que va de año.

Escasas variaciones estéticas

Para el I30 se ha elegido un nuevo diseño exterior, pero únicamente en el frontal y la zaga. Crece la parrilla, con nuevos faros led y nuevas luces diurnas. Atrás se modifica el paragolpes, utilizando también la tecnología led en sus grupos ópticos. Unas nuevas llantas de 16 y 17 pulgadas completan los cambios estéticos. No se modifican sus dimensiones, con 4,34 m de longitud para el 5 puertas y 4,45 m para el coupé de 5 puertas y 4,58 para el familiar SW. El especial acabado deportivo N Line está ahora disponible con todas las carrocerías. Este último acabado utiliza llantas de hasta 18 pulgadas.

Esta nueva edición se caracteriza por el aumento de sistemas de comunicaciones e información al conductor, pero sobre todo por la presencia de un nuevo sistema de asistente de mantenimiento de carril, prevención de colisiones frontales, detector de fatiga, sistema activo de cambio de luces, reconocimiento de señales, control de crucero inteligente y limitador de velocidad.

Nueva gama de motores

Para mejorar su eficiencia y las emisiones, para el Hyundai i30 se ha desarrollado una nueva gama de motores. El tradicional motor de 1.0 litros y 120 CV  T-GDI puede combinarse ahora con una transmisión de doble embrague con 7 relaciones, incluyéndose, también como novedad, la tecnología hibrida de 48 v. También puede unirse a una nueva caja de cambios manual de 6 relaciones, que se caracteriza por que se desacopla del motor cuando el conductor deja de acelerar, con lo que se aumenta de forma notable la eficiencia.

Los motores diésel de 1,6 litros, con 116 y 136 CV forman también parte de la gama, incluyendo ahora la hibridación suave en el de 136 CV. Para completar la gama el i30 ofrece el motor T-GDI de 1,5 litros y 160 CV. Los precios van desde los 22.170 euros del 1.0 T-GDI 120 CV Essence 5 puertas, a los 34.065 euros del familiar 1.6 CRDI de 136 CV con el acabado N Line X y cambio automático de doble embrague.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here