Compartir

El Toyota Mirai es un modelo animado por hidrógeno que marca seguramente la tendencia del futuro en la automoción.

Con ejemplos como el Toyota Mirai, la marca estudia todo tipo de bases energéticas para sus vehículos. Tiene amplia experiencia el vehículos híbridos e híbridos enchufables, algo menos en modelos electicos, pero seguro que recorrerá el camino que le queda rápidamente ya que tecnológicamente son bastante más sencillos y asequibles que los otros modelos electrificados y está muy bien situado en el terreno de los sistemas animados por hidrógeno.

Ahora presenta la segunda generación del Toyota Mirai, el primer modelo de pila de combustible de la marca comercializado. Lanza un sustituto que cambia radicalmente de estilo. El anterior se inspiraba ligeramente en el Prius, mientras que el que ahora se anuncia es una berlina de 5 metros, concretamente 4,98 m con un estilo muy afinado y personal. Su estilo es prácticamente de un coupé 4 puertas, a la moda actual en lo que se refiere al estilo de las grandes berlinas.

Tiene ahora una mecánica de 182 CV de potencia, en vez de los 155 anteriores. Proporciona una autonomía de 650 km, lo que sin duda representa un claro avance frente a cualquier vehículo eléctrico actual.

Tecnologia punta en pilas de combustible

Para el Toyota Mirai se ha desarrollado una pila de combustible más compacta, pero con más densidad energética. Lleva tres depósitos de hidrógeno, con 5,6 kg en cada uno y un peso de 100 kg en total. La barería de iones de litio va refrigerada por aire y se sitúa tras los asientos traseros. La pila de combustible propiamente dicha se coloca en lo que seria la situación del motor térmico, bajo el capó delantero.

El hidrogeno se suminstra al anodo –polo positivo-, de cada una de las 300 celdas de la pila de combustible y se divide en protones y electrones. Los primeros, emigran al cátodo a través de la membrana. En esta reacciona con el oxígeno del aire y se genera agua, vapor de agua que se vierte a la atmósfera.

Mientras, fuera de la batería los electrones suministran energía eléctrica a razón de 0,6-0,8 voltios por celda. Para forzar la entrada de aire el Toyota Mirai lleva un turbocompresor que se encarga de devolver el hidrógeno no usado al anodo. El sistema se retorno precisa que la temperatura sea baja, por lo que debe ser refrigerado. El Mirai llegará a mediados de 2021 pero en un principio solo para empresas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here