Compartir

Con el Ford Mustang Match-E la marca se adentra en un mundo quizás desconocido. Tiene bastantes modelos electrificados, pero es la primera vez que ofrece un vehículo eléctrico puro y con enormes posibilidades.

El Ford Mustang Mach-E tiene para nuestro gusto un primer defecto. Llamarse Mustang. Esta denominación tiene una tradición y personalidad muy distinta a la que planea sobre este nuevo modelo, que de entrada no se corresponde por diseño y carrocería con lo que debería ser un “muscle car” tradicional. Adopta trazos de SUV y la marca también lo vende como tal. Pero salvo ese detalle, quizás minúsculo, el resto de sus características bien merecen un repaso sosegado.

Como hemos comentado es un vehículo totalmente eléctrico, pero no se conforma con únicamente una versión. Esta varía en función del tipo de tracción que utilice, ya que están disponibles como propulsión posterior y  con tracción integral con la diferencia de disponer de uno o dos motores eléctricos.

El Ford Mustang Mach-E tracción trasera lleva un motor de 269 CV con una batería estándar o 294 con otra de rango extenduido. Para el de tracción total se registra la misma potencia, 269 CV o 351 con la batería más capaz. La versión GT más deportiva subirá sus posibilidades hasta los 487 CV.

Las diferentes medidas de la autonomía pasan por los 440 km para la primera opción con tracción trasera.  Con el rango extendido se llega hasta los 610 km. Las versiones con tracción total varian entre los 400 y los 540 km.

Todas las baterías van situadas bajo el piso del vehículo y los motores directamente en los ejes. Tienen un sistema de refrigeración líquida, lo mismo que los motores aunque estos se refrigeran mediante aceite. La versión de batería extendida y  en un cargador rápido gana 119 km de autonomía cada 10 minutos. Para el básico, los tiempos de recarga sitúan un paso del 10 al 80 por ciento en 38 minutos, también en un cargador rápìdo.

Su carrocería responde al diseño SUV, con unas dimensiones de 4,71 m de longitud, 1,88 m de ancuhra y 1,60 m de altura, con 402 litros en su maletero principal, situado atrás y 81 litros en un pequeño huevo que lleva bajo el capó delantero.

El interior del Ford Mustagn Mach-E está perfectamente asociado a su sistema de tracción en lo que se refiere a la información que proporciona. Utiliza una enorme pantalla central colocada verticalmente de 15,5 pulgadas. Otros elementos como la iluminación y el resto de los mandos de control de funciones y sistemas – incluye la función de conducción autónoma Ford Co-pilot 360º- tienen un aspecto muy futurista.

Destaca también por su versión más deportiva GT, que además de poder presumir de un 0 a 100 km/h de solo 3,7 segundos, puede montar un sistema de suspensión de dureza variable y elegir unos neumáticos y frenos más eficaces.

También se puede elegir entre tres tipos de conducción: Whisper, Active y Untamed – susurro, activo y desbocado- que, según elijamos, se alteran numerosos parámetros del vehículos, incluidas la apariencia de la información, la luz del habitáculo, el sonido que emite el vehículo, y la respuesta de algunos sistemas mecánicos como la dirección y el acelerador al margen de la gestión diferente de la batería, el control de tracción o el reparto del par entre ejes.

Los precios van desde los 48.473 euros del tracción trasera de 269 CV, hasta los 64.903 euros del tracción integral con rango extendido. Del Mustang Mach-E GT todavía no hay precio. Las primeras entregas se realizarán en el más de abril.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here