Compartir

Abrumados por el auge de los SUV, ni tan siquiera los modelos compactos mantienen sus niveles de ventas. Sin embargo, las marcas generalistas apuestan por ellos y los renuevan aplicando la mejor tecnología conocida.

El nuevo Peugeot 308 es un claro ejemplo de coche compacto. La marca se ha apoyado tradicionalmente en este segmento, aunque desde hace tiempo haya desarrollado una brillante gama SUV.

Cuando Peugeot habla de cifras, estas son impactantes. La marca francesa ha vendido ya hasta 7.000.000 de vehículos compactos si tenemos en cuenta todas sus generaciones, incluyendo varios cambios de denominación.

La generación anterior a esta que presenta quizás no ha estado acertada en su estilo. Le faltaba imaginación, pero no se podía decir lo mismo de lo que afectaba a su dinamismo, incluido su bastidor y las diversas motorizaciones que lo animaban.

Por estos últimos motivos ha mantenido un buen nivel de ventas, situándose por detrás del Renault Megane y sobre todo del Seat León, líder indiscutible del segmento. El Peugeot 308 cerró 2020 como el tercer Peugeot en ventas y a punto estuvo de entrar entre los 10 modelos más vendidos del mercado.

Nuevo y acertado diseño

El nuevo Peugeot 308 mantiene las contantes del segmento. Diseño compacto, con un interior rotundo y moderno, con innovaciones en muchos aspectos. Ha crecido bastante, concretamente 11 cm, situándose ahora en 4,36 m de longitud. Este salto le permite avanzar en lo que se refiere a practicidad, pero le sigue manteniendo alejado de su hermano mayor el 508.

Uno de los aspectos más interesantes que definen este cambio de dimensiones lo encontramos en el aumento de la distancia entre ejes. Sus 2.765 mm representan un incremento de 55 mm con relación a la plataforma que utilizaba el anterior. Esta mayor distancia entre ejes y su mayor longitud beneficia a las plazas posteriores. El Peugeot 308 es ahora 20 mm más bajo y ofrece un maletero de 412 litros, que pueden llegar a los 1.323 con la banqueta trasera totalmente recogida.

Su estilo es bastante agresivo. Apoyándose en su nuevo logo, que va situado en la impresionante rejilla delantera, este nuevo representante de Peugeot utiliza toda la influencia de la gama SUV para fortalecer su diseño. Su zaga recuerda bastante a la del 208, mientras que visto lateralmente, destaca por lo sólido y fluido de sus trazos.

Su interior también muestra avances en su puesta en escena. Además de utilizar la segunda generación del i-cockpit, pero con algunos cambios para mejorar la ergonomía, este Peugeot 308 muestra toda su modernidad en la situación de las generosas pantallas y en la consola central, muy limpia y orientada hacia el conductor. La mencionada consola central es muy limpia, sobre todo en las versiones dotadas de cambio automático.

Motores tradicionales y electrifiados.

Peugeot hace uso de su experiencia en plantas electrificadas, pero no deja de lado las mecánicas térmicas, que han mejorado en eficiencia.

Todos los motores de gasolina son de tres cilindros de la familia Pure Tech, con 110 y 130 CV. Este último se ofrece con caja de cambios manual o el efectivo cambio automático de 8 relaciones. También ofrece un motor diésel de 130 CV, esta vez de cuatro cilindros, con las dos transmisiones.

Sin embargo, la marca carga las tintas en este nuevo 308 en sus versiones electrificadas. Siempre automáticas, como es habitual, se ofrecerán dos posibilidades, ambas híbridas enchufables. La primera ofrece una potencia final de 180 CV a base de un motor de gasolina PureTech de 150 CV y un motor eléctrico de 81 KW. Anuncia 60 km de autonomía.

El conjunto más potente proporciona 225 CV a base de un motor térmico de gasolina y 180 CV y otro eléctrico, idéntico a la de la versión inferior. Su autonomía baja 1 km, quedándose en los 59 homologados.

Los tiempos de recarga son de 1h 55´en un cargador de 7,4 kW. 3h 50´en el de 3,7 kW con 16 A y de 7h 5´en el más básico con los mismos 3,7 kW pero la mitad de amperaje.

Si hablamos de dotación

Además de las innovaciones integradas en el funcionamiento de la pantalla central de 10 pulgadas, en la conectividad del nuevo Peugeot 308 se añade la posibilidad de conectar hasta dos teléfonos vía bluetooth. Todas las funciones de entretenimiento se pueden gobernar por mensajes de voz.

Sin embargo las ayudas a la conducción, evidentemente condicionadas a los niveles de acabado, incluyen nuevas y más evolucionadas posibilidades. Por ejemplo, el cambio de carril puede sugerir al conductor el momento ideal para el adelantamiento. Se controla la velocidad máxima de la vía, interactuando con el conductor para incrementar o rebajar la velocidad, incluso puede controlar la velocidad en curva en función del radio de la misma.

Por supuesto el sistema de vigilancia del ángulo muerto, la alerta del tráfico trasero, el control de crucero adaptativo, la frenada automática de emergencia o el control mediante cámaras de todo el perímetro del vehículo, estarán disponibles. Al margen de otros aspectos, se ha cuidado mucho el confort de marca incorporando cristales de mayor grosor, con los laterales, también laminados, en las plazas delanteras.

El nuevo Peugeot 308 llegará en el segundo semestre de este año y se espera que la carrocería familiar lo haga en 2022.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here