Compartir

Aún quedan rincones por nuestra extensa geografía en los que todavía puedes sentir esa libertad que hemos conocido todos y poco a poco está desapareciendo con tantas y tantas leyes absurdas.

De la Sierra de Gata mantengo en la retina esas salidas al campo con mis padres cuando era pequeño y disfrutábamos en cualquier paraje, parando a comer en pleno campo, cogiendo espárragos, criadillas, pamplinas…etc.

Este pasado festivo de San José localizamos un hermoso sitio a las puertas de la población de Cadalso, en pleno corazón de la Sierra de Gata, en Cáceres, entre olivos, pinares, robles, jaras, brezos y melojares. La Sierra de Gata también cuenta con una buena representación de animales: nutrias, ardillas, meloncillos, jabalíes y todo lo que te puedas imaginar en avifauna, con abejarucos, abejeros, abubillas, arrendajos, águilas, aguiluchos…

Como os podeis imaginar vimos lo que se dejó ver, aunque sabíamos de su presencia. Los recelosos animales no se dejaron ver. Tan solo las cigüeñas y algunas águilas ratoneras pasaron por nuestras cabezas, tan interesados en nosotros como nosotros en ellas.

Cadalso, un pueblo de 500 habitantes

Cadalso es un pueblo de no más de 500 habitantes situado entre la Sierra de los Ángeles y el Pico de la Almenara, a orillas del Río Árrago. Es de una belleza paisajística que te deja impresionado por la enorme cantidad de tonos y colores justo ahora, en el estallido de la primavera. Es tal el impacto que experimentamos que sobrecoge, sobre todo a gente de ciudad como nosotros, poco acostumbrada a este depliegue de matices. Volver a ver un cielo puro en una noche estrellada, con ese manto infinito de puntos, es un regalo que difícilmente olvidaremos.

Proporciona un enorme placer pasear por las calles de Cadalso y ver a sus gentes por las calles y poder dar un buenos días, que sabemos será correspondido por el eludido. Cuantas veces en la ciudad me he quedado con la palabra en la boca al salir en la mañana y dar un buenos días al primero que se me cruzaba y no ser correspondido. Que pena lo poco que cuesta ser educado. Pues sí señores yo soy de la vieja escuela, he disfrutado con estas simplezas, he sentido el calor de los vecinos de Cadalso, que nos miraban con curiosidad y respeto, haciéndonos sentir que éramos bien recibidos.

Dormir en el mas absoluto de los silencios entre robles de inmenso poder, escuchar los sonidos de la noche. He disfrutado como un niño chico, he vuelto a mi niñez. Me gusta viajar así y me encanta poder disfrutar de mi libertad.

No hay cosa mas gratificante que iniciar una ruta senderista siguiendo las señales marcadas en el camino sin conocerlo y conseguir llegar hasta el final de la etapa entre riachuelos y pequeños huertos de olivares. Entre conversaciones sin fin de camaradería con los compañeros senderistas.

No cambio por ningun hotel mi querida autocaravana en estos momentos, quiero seguir viajando así hasta que las fuerzas me digan basta y espero cruzarme con vosotros, amigos viajeros autocaravanistas, por los caminos.

Carlos Lara

Administrador Adrian@s y sus Autocaravanas Adria y Autocaravanistas Extremeños grupos de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here