Compartir

Audi modifica la versión de propulsión posterior del deportivo R8 añadiendo 30 CV más al brillante propulsor V10.

El Audi R8 V10 de tracción trasera está disponible en carrocería coupé cerrada y Spyder. Eleva su potencia hasta los 570 CV y añade innovaciones técnicas y de confort de marcha, como sus nuevo asientos, una dirección dinámica, frenos cerámicos o sus estabilizadoras CFK.

Esta nueva versión, denominada Performance, se incluye también en las versiones básicas del modelo quattro, sustituyendo a las anteriores de arranque de gama de este exquisito producto. Logicamente, y a pesar de hablar de arranque de gama, los niveles de eficacia y dotación son muy elevados.

Prestaciones de primer nivel

Las prestaciones del R8 son espectaculares. Emplea 3,7 s en llegan a los 100 km/h, con 329 km/h de velocidad máxima en su versión cerrada. Su motor es el V10 de 5,2 litro que proporciona ahora 570 CV con 550 Nm de par máximo. Utiliza un cambio Tiptronic de 7 relaciones que distribuye el par a las ruedas posteriores mediante un diferencial mecánico de deslizamiento limitado.

Como buen deportivo, y a pesar de llevar un avanzado control de estabilidad, en el Audi R8 V10 RWD el sistema de control es bastante generoso y permite, cuando elegimos este programa, deslizamientos controlados del eje posterior, lo que unido a la dirección dinámica premite en pistas cerradas un comportamiento muy agil y satisfactorio.

El diseño del Audi R8 V10 RWD se basa en el de su hermano GT4, con una original rejilla, tomas de aire más generosas, rejilla posterior de nuevo diseño y tubos de escape ovalados. Por supuesto el interior es también exclusivo, con asientos especiales y diversos elementos de seguridad como un eficaz arco de seguridad. La producción es completamente artesanal y coloca sus precios en los 176.000 euros para el Coupé y 190.400 para el Spyder.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here