Compartir

La disponibilidad de coches eléctricos en la gama de cualquier fabricante es ahora indispensable para tener un futuro comercial tranquilo y sin demasiados altibajos económicos.

El Renault Megane E-Tech Electric se incorpora a la gama Renault dentro de la familia Megane. Utiliza lógicamente una plataforma diferente especial para modelos alimentados con este tipo de energía. La plataforma CMF-EV soporta la total electrificación del modelo e incluso está preparada para servir a nuevas variantes con tracción integral alojando un segundo motor eléctrico sobre el eje posterior.

La carrocería del nuevo Megane E-Tech Electric nos recuerda a la del Scenic, pero con una altura menor. El Megane E-Tech Electric mide 4,21 m de longitud, 1,78 m de anchura y 1,50 m de altura. Sus formas son las de un SUV de altura reducida, siendo 6 cm más alto que el Megane tradicional, también renovado completamente.

Similar habitabilidad a la del Megane convencional

Su distancia entre ejes es de 2,70 m. La marca anuncia una similar habitabilidad al de la berlina, salvo en el espacio para las piernas traseras, con un maletero de 440 litros y una zona de 22 litros para guardar los cables de recarga.

Su interior es especialmente tecnológico, desatacando la presencia de una enorme superficie de pantallas de información, tanto frente al conductor como ocupando la zona central del salpicadero. Aunque la marca las ha instalado prácticamente unidas, están separadas por una salida de la climatización.

Cuatro niveles de equipamiento

Aunque habrá saltos de equipamiento, con los escalones Equilibre, Evolution, Techno e Iconic, se ofrecerán dos posibilidades en función de la motorización. La básica, denominada EV40, consta de un motor eléctrico de 131 CV, con una batería que proporciona 40 kW/h y una autonomía de 300 klm.

La más potente EV 60 eleva esta hasta los 216 CV, con 60 kW/h y 450 km de autonomía, aunque también existen dos versiones que utilizan el motor de 130 CV, denominadas ER EV60. Estas se diferencian de las EV40 por la rapidez de carga. Ambas baterías incluyen un sistema de refrigeración por líquido.

La elección del motor y baterías decide también la velocidad de carga. Para el EV40 de 130 CV solo están disponibles las versiones con modo de recarga  standard charge y boost charge. La primera limita la carga en corriente alterna a 7,4 kW, lo que incluye un tiempo de espera de más de 6 horas y la imposibilidad de carga rápida, lo que es un claro inconveniente.

Con la versión boost charge se puede cargar con corriente alterna hasta 22 kW o con corriente continua hasta 85 kW. La standard charge no se puede cargar con corriente continua.

Las unidades  EV60 de 220 CV están disponibles en otras dos versiones. Las dos permiten cargar con corriente continua hasta un máximo de 130 kW. Con corriente alterna pueden hacerlo hasta 7,4 kW, en versión super charge, o con 22 kW en la optimum charge. Como ya hemos comentado, existen dos versiones ER EV60 que proporcionan 130 CV y que si pueden cargarse con los mismos programas super charge y optimum charge.

Tras el volante se sitúan dos levas que actúan cambiando la intensidad de la frenada regenerativa. Ofrecen cuatro distintos niveles, llegando en el cuarto a conducirse en modo pedal único. Lleva llantas de 18 a 20 pulgadas de diámetro.

Los precios van desde 35.200 a 40.100 euros con la plataforma EV40 de 131 CV y los modos standard charge y boost charge. El Megane E-Tech EV60 define los precios arrancando de los 40.200 euros y hasta los 47.700. Las dos versiones ER EV60 de 130 CV super charge y optimun charge respectivamente cuestan 41.200 y 41.700 euros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here