Compartir

Porsche madura mucho sus productos. No hace nunca copia y pega. Cada modelo tiene su propia personalidad y a este 718 Cayman GT4 RS le sobra.

El Porsche 718 Cayman GT4 RS es una de las obras de tecnología a la que tradicionalmente nos tiene acostumbrados la marca de Zuffenhausen. Nada queda al azar y sus componentes encajan perfectamente en todos los sentidos buscando obtener una pieza única.

Para analizar la deportividad de este nuevo representante de Porsche, que se encuadra en la cima de la gama 718 Cayman, unicamente tenemos que dar un vistazo a su ficha técnica. Sobre el chasis del 718 convencional se han llevado a cabo innumerables trabajos de perfeccionamiento.

El primero, el aligeramiento de peso hasta dejarlo situado en solo 1.415 kg, 35 menos que en el Cayman GT4, mediante el uso de plásticos reforzados con fibra de carbono para el capó y aletas delanteras. Tambíen las alfombrillas y los aislantes disminuyen el peso total, o incluso la luneta posterior y los paneles de puerta que llevan unos ligeros tiradores de tela.

Siempre con PKK de doble embrague y 7 relaciones

Su cambio PDK de doble embrague y siete relaciones administra la potencia del motor que le presta el 911 GT3. Los 500 CV del Porsche 718 Cayman GT4 RS van a las ruedas posteriores. Son 80 CV más que en el GT4, lo que da una idea de su prestación. De 0 a 100 km/h en solo 3,4 segundos, alcanzando los 315 km/h.

La refrigeración incluye tomas en la zona de las ventanillas laterales posteriores y la aerodinámica, especialmente desarrollada para esta modelo, culmina los cambios en el estilo. Un gran aleron trasero fijo, bajos carenados, un notable spoiler delantero, situan la ganancia en este sentido en un 25 por ciento mejor, aunque para ello hay que sumar los elementos del paquete Performance, entre los que se incluyen unos partagolpes rediseñados.

Por supuesto los retoques no han pasado por alto las suspensiones, con reglajes especiales y los equipos de frenos y ruedas con llantas de magnesio forjado de 20 pulgadas. Sin embargo, estas, junto con un tubo de escape de titanio, la jaula del habitáculo, los espejos retrovisores especiales, un nuevo capó, y un aleron modificado, forman parte del radical paquete Weissach. Ya está a la venta por 163.182 euros, un precio deslumbrante, pero 90.000 euros menos que un 911 Turbo S.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here